david coral.jpg

Fotografía

Tardes grises de David Coral

Número revista:

4

El ojo del fotógrafo, el alma del poeta

Por Paulina Simon Torres

“Durante todo ese tiempo (12 años), desde una ventana de mi apartamento donde había instalado mi oficina, solía mirar con envidia a la gente pasar por la calle, como si esa experiencia sencilla estuviese negada para mí”.

 

Así inicia el viaje de David Coral, un fotógrafo, su álter ego, un transeúnte curioso que deambula por las calles del centro de Quito cazando gestos, tramas, figuras. 

Después de una temporada larga de encierro y rutina (del tiempo anterior a que esto sea común a todos los mortales) reencontró la calle y el trajín de la ciudad fue el motor para su construcción de una ciudad mítica, melancólica, detenida en el tiempo. 

 

Lo que vamos a ver en Galería es el producto de ese recorrido. Tres años de cafés, bancas de parque, escaleras y escalones, callejuelas, oficinas, trámites, personajes al azar que aparecen y desaparecen a voluntad, como todo lo fantasmagórico que transita en un Quito que es leyenda y que se resiste a ser otra cosa.   

 

Tres años de fotografiar se resumen en 22 imágenes, que componen “Tardes grises en Quito”, un libro objeto, un álbum de fotos familiar, en el que habitan los espacios y sus criaturas. Este relato visual coexiste con una narrativa de ficción en la que todo lo real pasa a ser ficticio y viceversa. Si nos sumergimos en esas formas que tiene la melancolía, dejamos de preguntarnos cuál es el límite entre el documental, el documento y aquello que se puede decir de la experiencia de haberlo fabricado. Mientras el ojo del fotógrafo se ejercita, el alma del poeta se oculta en los detalles.   

 

David ha conseguido, lo que muy pocos o casi ningún fotógrafo documental en el Ecuador, preparar por sí mismo una edición impresa de un libro de autor, que hoy nos ha permitido compartir en Elipsis. Podemos ver el libro, disfrutar del cuidado minucioso de su edición y apreciar la obra de un artista que sin imaginar en que terminaría su largo deambular por Quito, logró lo que todo fotógrafo y poeta sueñan encontrar para su oficio: tiempo y espacio. 

Encontramos también en Galería, los haikus de Juan José Pozo quien, inspirado en las caminatas grises de David Coral, hizo las suyas propias, siguiendo el mapa mítico del libro, ahora en tiempo de pandemia.

 

¡Qué disfruten esta galería de Tardes grises en Quito!

Sobre David Coral

Nació en Quito, en 1981. Estudió Fotografía Documental en el London College of Communication (UAL), Fotoperiodismo en la Universidad Autónoma de Barcelona, y Comunicación y Literatura en la Universidad Católica del Ecuador. Más en www.davidcoral.com

Haikus

Por Juan José Pozo

Balcón y rosas,

entre las rejas cuelga

la mascarilla

En la ventana,                         Tras la ventana,

al filo, bajo el sol,                     una mujer peinando

un par de medias                    su cabellera

La flor de taxo

en mitad de la calle

está colgando

Sube las gradas

                el perro de diez años.

                                        Sube despacio...

Un gato duerme

con su pata colgando

entre las rejas

Brotan raíces

de pino en la vereda...

alguien tropieza

Algo dijo antes

de irse: suenan centavos

en su bolsillo

Nubes que pasan.

¿Cuándo encendieron esa

luz del balcón?