poesía

Image-empty-state.png

Selección de poemas

Balam Rodrigo

Número revista:

9

Todos los días veo pasar a las hileras de muertos,
a los que migran sin llegar a Estados Unidos:

parvadas de cuerpos en pena, tristes figuras humanas,
barro entre los insomnes dedos de Dios.

Yo, primogénito de los migrantes muertos,
los recibo con un racimo de filosos machetes
en lugar de brazos, iluminado por la cara oculta
de esta luna leprosa:

bienvenidos al cementerio más grande de Centroamérica,
fosa común donde se pudre el cadáver del mundo.

Bienvenidos al abierto culo del infierno.

Image-empty-state.png

Welserland

Víctor Manuel Pinto

Número revista:

9

Me burlo de los machos que se matan levantando desviadas sus quijadas
Me burlo de los machos que se tumban la paja de los hombros con un golpe
Me burlo de los machos que se niegan el placer apretado en sus anos
Me burlo de los machos que se miran como orina expelida en los postes
Me burlo de los hombres que no prueban objetivos la ciencia de su semen

Image-empty-state.png

Claroscuro

Carolina Bucheli

Número revista:

9

Montañas,
soldados de la noche que aclaran con la luna.
Sueltan sus escudos
de cal al viento,
enturbian la mirada con sonoridad de roca.
Suavidad blanca que enciende,
cantera que contiene la posibilidad
del ruido.

Image-empty-state.png

escribosques (selección)

David G. Barreto

Número revista:

9

escribosques
y me acuesto en ellos

duermo escribiendo
para alargar la noche

que es parte del bosque

Image-empty-state.png

Parálisis en cuatro cantos (fragmento)

Pamela Rahn Sánchez

Número revista:

9

Los que se van
buscan en cada palabra
un oficio de destierro

Y revisan su horóscopo buscando

un parpadeo en el invierno

un aguacero imprevisto

un hecho psíquico

que los acerque a una isla desdibujada
en donde el amor tiene una sonrisa familiar

Image-empty-state.png

Ayes del destierro

Andrea Sofía Crespo Madrid

Número revista:

9

me siento a la mesa y escribo
con este poema no harás la revolución
no dormirás el hambre
con estos versos no dejarás de ser extranjera
no vivirás el tiempo de a sorbos
ni despertarás a la fecha en el pasaporte
con este poema no desmentirás la revolución
ni alcanzarás la palabra inocente
con estos versos no podrás despedirte de nadie
ni besar a tu madre
no tendrás asilo en la nostalgia
no conjugarás presencia o espera