poesía

Image-empty-state.png

Fotos

Judith Filc

Número revista:

10

Una familia arrastra un carro en la vereda.
Se para frente a un tacho de basura.
Los chicos corren
trepan
se tiran de cabeza.

Salpican cartón, plástico y metal.
Emergen entre sobras de comida.

Excavan tesoros que aferran, posesivos.
Saltan del tacho a la vereda.

Juegan carreras de autos.
Cuentan cuentos moviendo títeres.
Acunan muñecas tarareando bajito.

Sus ropas despiden un olor ácido.

Image-empty-state.png

Libro de las visiones

Julio Pazos Barrera

Número revista:

10

El texto fracasa.
Ya no es texto, es un zafarrancho de escalpelos.

Ansiedad que me reduce a un envoltorio, a una especie de
monstruo palpitante.
Estoy en los alrededores de la conciencia.

Soy un molusco atrapado en la canícula.

Parezco un oso hormiguero hambriento que hoza en el baldío.

Image-empty-state.png

Cascajo

Manuel Illanes

Número revista:

10

Bacon

una mueca
que se pierde

como
una veladora
en la oscuridad

como
un grueso
brochazo
sobre la tela
de nadie

de nada

de esta
carcasa.

Image-empty-state.png

Otra vez en la tierra

Germán Arens

Número revista:

10

Este es mi último libro de poesía.
Me alejo para siempre de quienes
intentan derrotar a la muerte.
Algo dijo Lamborghini alguna vez
y coincido con el hombre
del que sólo leí un libro.
No recuerdo exactamente sus palabras,
hablaba de inmolarse al escribir.
Pobrecitos los que escriben…
Dejar la vida en lapiceras.

Image-empty-state.png

Labor de duelo

María Paulina Briones

Número revista:

10

ya nada respira en esta ciudad
ni las palmeras de la necrópolis de mármoles
ni los lechuguines inquietos del río seco
esperamos el milagro de la lluvia con la lengua partida
tememos nuestra muerte en la sequía
irónico fin para los habitantes de un puerto.

Image-empty-state.png

El rumor de mi hermano

Jesús García Mora

Número revista:

10

Quería ser como el héroe de Nacozari en verdad lo quería
me imaginaba en la fragua con mi padre usando tejana y botas
pero preferí los tenis y vivir en la Libertad siempre en la Libertad
porque acá la cosa es violenta como en el pueblo
si no te anivelas te lleva la corriente del río.

Entonces nunca voy a manejar un tren
los hijos del Sol explotamos solos.