Huacos_portada_2.jpg
Huacos familiares

Número especial

foto 1 huacos.jpg

“Queridas escritoras tercermundistas”

 

Del 21 al 24 de marzo de 2022, en Quito, 25 mujeres participaron en el “Taller de narrativas familiares” que dicté en el CC Benjamín Carrión, gracias a la invitación del Municipio de la ciudad y a la iniciativa del barrio de La Mariscal. Lo primero que hicimos fue leer en voz alta “Una carta a escritoras tercermundistas”, el clásico texto de la escritora chicana Gloria Anzaldúa en la que invoca a las autoras-puente-frontera, a todas las disidencias, a encarnar sus escrituras. Durante las intensas horas que pasamos juntas resonaban en nuestros cuerpos algunas de sus palabras: “¿Quién nos dio el permiso de realizar el acto de escribir? ¿Por qué será que el escribir se siente tan innatural para mí? ¿Quién soy yo, una pobre chicanita del campo, que piensa que puede escribir? ¿Qué tenemos para contribuir, para dar? (…) ¿Acaso no nos dice nuestra clase, nuestra cultura, tanto como el hombre blanco que el escribir no es para mujeres tal como nosotras?”. Nos las grabamos a fuego. Cambiamos el papel por las tripas. Nos vaciamos, nos estrujamos. Nos olvidamos de la habitación propia que no tenemos ni tendremos; decidimos no separar más la vida de la escritura y escribimos con hijos o sin ellxs, con esposxs o sin ellxs, cansadas, heridas, encueradas, cuidando, haciendo cola en Extranjería. También recordamos la frase de la boliviana Silvia Rivera Cusicanqui: “Contar la propia historia es hacernos cargo de la sangre que nos habita”. Nos hicimos cargo y nos pusimos a contar. Este es el resultado. 

Gabriela Wiener

Image-empty-state.png

Porno

Macarena Orozco

Número revista:

Huacos

Conocí el costo de un blanqueamiento de ano a los 16 años. Para entonces, casi todas mis amigas se habían operado o se habían hecho algún tratamiento de belleza. Implantes de senos, hilos tensores, rinoplastia, bichectomía, lipopapada, carillas, microdermoabrasión, blanqueamiento de ano y vagina. En mi casa no había dinero para eso, así que me recordaban que lo importante es el interior, lo que eres como persona. Pero para mí no hay nada más aburrido que amarse a uno mismo tal y como es.

Image-empty-state.png

Domitila

Karla Armas

Número revista:

Huacos

Imagino a Domitila distraída en su jardín. Pongo un coctel de cacao en su mano, la veo en medio de una fiesta en su casa, en Balao. Lo preparo a escondidas detrás de la ventana de la cocina. Su boca roja por el baile toma mi trago. Recorro su garganta, salgo por sus ojos solo para que ella, en medio de la nada, voltee al vacío mientras su esposo médico por vocación olvida, también, cómo la enamoró.

Image-empty-state.png

Viajes

Idania Machado

Número revista:

Huacos

En un hoyo del Pichincha, en Ecuador, eché las cenizas de mi madre. De su piel negrísima y bella, de su metro setenta y ocho de estatura me dieron una bolsa de apenas dos kilos. En ese hoyo, junto con ella, se fue un poco de mi abuela, de mi bisabuela y de mi tatarabuela la que arrancaron de El Congo. Del continente a la Isla, de la Isla a Sudamérica. Mi tatarabuela pensó morir en El Congo y que la enterrarían en un ritual con tambores y mucho baile. Yo le puse a mi mamá canciones de Lola Flores porque era fanática de la música española. Quizá el aragonés dejó algo más que el crespón.

Image-empty-state.png

Memorias de un cuerpo fraccionado

Pamela Rovayo López

Número revista:

Huacos

COLUMNA
No quería ser como el tallo de las plantas que se enderezan con la luz del sol y florecen; más bien, quería ser como caparazón de tortuga, como concha de caracol, curva y fuerte para proteger el resto de mi cuerpo del castigo y del agua fría de la ducha de una vez por semana. Así mi espalda tomó la forma de una joroba protectora para salvaguardar el cuerpo de las miradas de los viejos morbosos del barrio y para protegerme de todo lo que podía caerme encima.

Image-empty-state.png

Incisiones

Andrea Nathaly Almeida

Número revista:

Huacos

Siempre sospeché que la vida se alberga en el plexo solar, donde se siente el amor cuando te sucede y la náusea cuando se acaba. Sé que ahí se concentra la angustia, las células tipo B que amenazan, en la boca del estómago, el mesenterio.

Image-empty-state.png

Las niñas y los perros somos parte del reino animal

Daniela Dávila

Número revista:

Huacos

...Y, de repente, en pleno apogeo de mi pandilla de niñes salvajes, mi cuerpo menstruó para recordarme que había nacido en este cuerpo. Esa tarde, sentada en el inodoro de mi casa, lloré diciéndole a mi madre y diciéndome a mí misma que no quería sufrir por amor, que no quería ser mujer, que no quería tener sexo, que no quería ser madre. Pensaba en las perritas en celo y luego de parir: solas, con sus desdichadas tetas, hinchadas y colgantes.

Image-empty-state.png

Cuestionario sobre la salud del paciente

Adriana Borja Enríquez

Número revista:

Huacos

Mi padre solía señalar la parte superior de su oreja; decía que su madre le arrancó un pedazo con sus largas uñas, cuando era niño. Desde que nací, a mí me falta el mismo pedazo, en la misma oreja. Con los años, entiendo que las versiones de la infancia son parte de una novela que nos contamos, según nos la cuentan.