Image-empty-state_edited.jpg

Narrativa
Huacos familiares

El chal lila
(Poema performance)

María Fernanda Aguilar

Número revista:

Huacos

I


(Acotaciones escénicas)


Se pone la nariz de clown y sale al escenario.


Observa interesada un chal lila con tejidos floreados ubicado encima de una silla. La prenda es parte de la vestimenta del pueblo Panzaleo, de la nacionalidad kichwa del Ecuador.


—¿Es tuyo? —pregunta a alguien del público—. ¿Es tuyo? —vuelve a preguntar—. ¿No es de nadie?


Camina hacia el chal. Mira a los asistentes con complicidad y lo toma entre sus manos, lentamente. Cierra los ojos, hace una aspiración profunda y le da infinitos besos al bordado. Extiende el chal para envolver su cuerpo. Empieza a modelarlo. Sus caderas se mueven sensuales y su mirada parece furtiva.


—¿Les parece sensual? Es demasiado sensual, ¿verdad?


Sonríe.


II


¿Y si esta chalina no es sensual?

¿Y si lo fue?

¿Para quién lo es?

Ella lo usaba para el frío…

Escondida en el armario, hasta el día de su muerte

¿Cuándo fuiste por última vez, abuela?


Kanpak shimita, mana yachanichu

Bito terero, boto eñenamain


Refriégate bien, vas a quedar sucia…

Ponte bloqueador, te vas a quemar…


Me quito el campo

Quito me viste

Me quito el collar

Quito me insiste

Me quitu el acentu

Quito se ríe


Des-quito la negación de mi abuela, gimiendo con hombres urbanos

Des-calzo la virginidad de la carne, entre pantanos, espinas y cortes


Des-tierro Re-pueblo

Escarvo Me freno



La piel


Mosaico intercalado de tejidos y olvidos


Mana yachanichu

Boto eñanamain

Mana yachanichu

Boto eñanamain


Desvisto el relato que me llevó hasta la selva


- Río al revés -

No escapes

¿Quién eres?

- Me río al revés -



III


(Acotaciones escénicas)


Sonríe.


Escoge a cinco personas del público para que se acerquen al escenario. Forman un círculo y ella se ubica en el centro. Baila con sensualidad para su aquelarre. Mira desafiante.


—¡Ahora acérquense y tomen con sus manos alguno de los flecos de esta piel!


Los participantes obedecen. Sigue moviéndose como una serpiente encantada.


—Cuando cierre los ojos, aspire con alegría y propicie infinitos besos al aire, jalarán con fuerza de los flecos lilas… ¡No hay repetición!


Se escucha un gemido, cae una nariz roja en el centro del escenario y el chal-mujer ha desaparecido.

*Texto resultado del “Taller de escrituras familiares” de Gabriela Wiener, llevado a cabo en el Centro Cultural Benjamín Carrión , en Quito, en marzo de 2022.





María Fernanda Aguilar (Quito, Ecuador, 1993)

Antropóloga con mención en Antropología Sociocultural por la PUCE. Tiene formación inicial en clown artístico y hospitalario. Obtuvo una beca completa en el "Taller de Escritura Creativa 2018-2020" de la Casa de la Cultura Ecuatoriana. Sus poemas fueron publicados en el libro Antología Taller 2018-2020.