Fotos 8tava edicion_21_12_21_7.jpg

Galería

La piel que /habito/ soy
Colectivo Danzen

Número revista:

8

El intruso no es otro que yo mismo y el hombre mismo.

No otro que el mismo que no termina de alterarse,

a la vez aguzado y agotado,

desnudado y sobreequipado,

intruso en el mundo tanto como en sí mismo,

inquietante oleada de lo ajeno,

conatus de una infinidad excreciente.

Jean Luc Nancy, El Intruso 

 

En el espacio una espalda responde a una boca que, como un eco, late en seis tiempos y la invita a dejar de ser para ser.

La piel como última frontera se estremece en el contacto con otras pieles. Escoge entonces transfigurar la finitud impuesta en latido que traspasa la frágil frontera, constituyendo a la obra en una meta danza que juega con las exploraciones individuales de cada integrante hasta alcanzar las posibilidades de creación conjunta. La piel juega en el claroscuro de ser y no ser.

La propuesta del coreógrafo francés Alexis Jestin, director artístico de UNDERDOG Project, para la compañía Danzen, toma como libre referencia a la película de Almodóvar del mismo nombre: La piel que habito, y cuestiona la identidad y los límites de cuerpo e invita al espectador a sentir la piel más allá de una figura que pretende delimitar al cuerpo.  La fuerza de los movimientos propios de cada integrante en escena propone un íntimo encuentro nuevo entre dos, tres, seis corazones que, con un mismo torso elevado, envuelto en guipur, muestran la emancipación de ser uno solo, espléndido espejo donde es fácil confundir el deseo con la orfandad de una arruga, de una cicatriz, de un grito que encuentra en otro los ecos de su ser.

La piel como frontera, manifiesto vital del músculo tenso del artista que, regalándose posibilidades más allá del vestido, abre el escenario a un pecho que busca anidar en otra piel, reclamando la libertad de ser y sentir libres a los cuerpos que habitan pieles ajenas. Muestra, también, el recorrido de una mano ciega que demanda otro cuerpo para mirarse.  

La piel que habito es un canto, un recordatorio de la finitud que somos y de la que somos parte. Se sobrecoge y expande desconociendo los nombres que pretenden situarla. Es una piel sin horma que abraza a otras pieles y sobrepasa sus confines con los que no se conforma.

Al final de la obra, los cuerpos se despojan de la piel por la que transitaron, liberando una huella libre de sujeción; seis cuerpos tomados de las manos rayan el espacio y ese gesto conecta nuevamente a la individualidad con una piel tejida en conjunto que parece ser una ópera para el futuro, desde donde hablamos en huesos, carne y sudor.

La piel que habito es el intruso que palpita entre las posibilidades del ser. Me da y toma de mí para habitar. La piel que soy tiene presencia a través del otro.   

 

 

*La piel que habito es una creación del coreógrafo francés Alexis Jestin, director artístico de UNDERDOG Project, con la dirección musical del compositor parisino Arnaud Le Lamer para la compañía Danzen, dirigida por Valeria Aguirre. El elenco está conformado por los bailarines Luis Cifuentes, Edison Galván, Ana Lucía Medina, Fernando Muñoz y Alejandra Núñez, de importante trayectoria en el país.

Por Karla Armas

Fotos 8tava edicion_21_12_21_7.jpg

Foto: Gonzalo Guaña

Háblame de la motivación para la realización de la obra

¿Cómo te sentiste en el proceso de creación en Ecuador?

¿Cómo piensas al cuerpo en el espacio?

¿Cuál es tu reflexión sobre el fin del género?

Karla Armas (Quito, Ecuador, 1978)

Escritora y comunicadora. Ha colaborado con revistas en diversos temas a nivel nacional e internacional. Ha publicado el poemario Pez Amapola.

Colectivo Danzen

El Colectivo Danzen es una agrupación que se ha consolidado como un espacio creativo que pretende contribuir al desarrollo de la danza contemporánea independiente del país. Proyecta una alternativa coreográfica propia, con montajes escénicos interdisciplinarios y la experiencia de bailarines de larga trayectoria.