Image-empty-state_edited.jpg

30 veces llamé tu nombre

Tomás E. Arce

Número revista:

9

Argumentos poéticos


I


Cualquier palabra

conjuro estéril

ante la terquedad del tiempo.


¿Y si la sabiduría del viento canta desde el mar?

¿En qué se transforma el ruido del mundo?



Sabiendo que no es la noche descendiendo

Tampoco el cuchillo alzado en la oscuridad.

sino una lengua que recolecta caracoles

en un mar cercano a tu oído



II


La poesía además de pulir la palabra

ejecuta transfusiones de tinta

entre ismos y abanderados necrófilos.


¿Qué es un verso a fin de cuentas?

Lo finito del mar besando la noche

Una mirada sostenida como andamio

El naufragio personal en un océano de palabras


La vida despeñándose!!!!!

En un desierto cuyo resplandor

ilumina las ruinas que seremos.


Y en las líneas de nuestras manos

palpitantes extraídos con obsidiana

Para el Dios insatisfecho


Porque todo verso se teje con los hilos de la derrota

para llegar al poema hay que tener vocación por el abismo

Porque solo se llega al poema para cantarse a uno mismo.


Un asesino pretende olvidar la escena del crimen





Tierra natal


No fue la familia enamorada de las letras.

Tampoco próceres, ni rancio abolengo, ni melancolía criolla.

Mucho menos,

Comandantes-Comanches-Vivianes

                                                                    de los oprimidos.

Nada de santos

ni apóstoles parricidas

del buen vivir y del buen comer

                                                                      aludo a

                                                        goloso hocico

                                                                             de zorro viejo

                                                    ojos azules.


Quizá a la manera de vivir como los santos

pero sin el darse cuenta.

Porque solo fue el antiguo oprobio

que deviene en hiel

                                                   mientras alguien tararea: arrurú, mi niño, arrurú

                                                 para el mañana Odiseo.


Algo que solo se comprende

en el llanto de la risa.

                                               Ese humor tan…!!!!!


Entre el reguero de latas oxidadas

                                                                     el hedor

                                                                     el polvazal

                                                                     el diario perifoneo

                                                                                en el depósito de MI MEMORIA





El peligro del silencio


I


Kafka advierte:

                                         De las sirenas

                                         más que el canto

                                                                                   teme

                                                                              sus

                                                                 silencios


¡Oh, señor K!

                           más que el silencio

                                                     teme la calcada sonrisa


                                            esa delgada frontera de labios

Sonriendo mucho antes

que la letra fuese legada

cuando la palabra

se tallaba en la memoria



II


¡Oh, sirena del trópico!

oscilando entre los límites de la sombra


¿Qué te dice ahora el silencio?

                                                              animal

                                                                     escindido

                                                        entre

                                                                     la noche

                                                                                          y el día

¿Qué te dice hoy el viento?

                   Ahora que no zozobras navegantes

ni acechas al navegante fecundo en ardides


Sino que con lengua trabada

con risa fingida

coloreas la atroz miseria


Si tan solo escucharas más allá de tu silencio

este momento de ceniza y derrota por la nada


La nadería blanca del poema

La nadería inútil del poema

que trasiega con el viento.





Tomás Emilio Arce (Managua, Nicaragua, 1990)

Uno de sus relatos breves fue incluido en la antología Flores de la trinchera (2013). Ha publicado artículos y reseñas en revistas tales como El hilo azul, Latin American Today, Cincinnati Romance Review y Revista de Historia INHCA. Es estudiante del doctorado en del Departamento de Literatura y Lenguas Romances de la Universidad de Cincinnati, USA. Actualmente escribe su tesis sobre la antipoesía de Carlos Martínez Rivas con una beca de investigación otorgada por el Taft Research Center.