Image-empty-state_edited.jpg

Ayes del destierro

Andrea Sofía Crespo Madrid

Número revista:

9

EN EL PATIO DE ESCUELAS MENORES


A Cristina Olivares Santa Cruz



Marmóreo gimes Fray Luis cuántas veces dime

si soltaste un aullido desde tu celda hacia tu celda

si te sentías solo y sin nadie

más que tu amor a unas cuantas palabras

de una lengua extranjera

Cuántas veces dime te sostuvo
cada llamada al cielo negado

si se te pudría el aliento detrás de cada padre nuestro

si murmurabas bésame con los besos de tu boca[1]
ante una cruz mustia

y ya muy tarde
Te digo Fray Luis te digo

yo también burlaré los antojos de esta vida

con cuanto teme y cuanto espera,

pues Dios es un nombre

                                           para el orden oculto

en sueño y en olvido
sepultado.



[1] Cantar de los Cantares. Trad. Fray Luis de León.





DESCONFIANZAS


me siento a la mesa y escribo

con este poema no harás la revolución

no dormirás el hambre

con estos versos no dejarás de ser extranjera

no vivirás el tiempo de a sorbos

ni despertarás a la fecha en el pasaporte

con este poema no desmentirás la revolución

ni alcanzarás la palabra inocente

con estos versos no podrás despedirte de nadie

ni besar a tu madre

no tendrás asilo en la nostalgia

no conjugarás presencia o espera


me siento a la mesa y escribo





Nunca me esquecerei que no meio do caminho

tinha uma pedra

tinha uma pedra no meio do caminho

no meio do caminho tinha uma pedra.

Carlos Drummond De Andrade



LAPELIPOSA


Algún día voy a ver la Catedral por última vez
y eso me pone muy triste

vibrará en el roce de sus hombros

                                        de óleo naranja y verde

Diré adiós

a la posibilidad de señalar un hogar con el dedo/a los más míos vértices de luz

por cada codo cada pie habrá un latido

recogido ya en la gramática de nuestros cuerpos.


Fue aquí donde lo supe:

la carne siempre ha sido triste,

                              existe más allá del cansancio

y no hemos aprendido a llorarla.





LISBOA EM PÉ


Los días han sabido amalgamarse,

ante nosotros hay un ritmo nuevo

es la incertidumbre que se asoma

y estira nuestra lucidez

hasta hacerla irreconocible.

Me encuentro en las cimas

acaso siete

acaso frente al abrazo triste

del río y el mar.

Escribo siempre de noche,

en el instante anterior

al sosiego, anterior a la llegada

de la luz que viene a dar forma

a todo lo que amo: el cielo

me ha concedido una ventana

frente a las jacarandas, de ellas

se desprenden las plegarias violetas

que encontraré más tarde, podridas

debajo de mis zapatos.

Estoy aprendiendo a caminar

a través de la viscosidad,

sobre la más inesperada de las calçadas,

escribo y soy libre antes de serlo.



* Poemas tomados de Ayes del destierro (Libero, 2021)




Andrea Sofía Crespo Madrid (Valencia, Venezuela, 1995)

Es traductora y licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Salamanca, donde obtuvo una beca de colaboración (2017-2018) en el Departamento de Literatura Española e Hispanoamericana para estudiar la obra de Rafael Cadenas. Editó para la revista Canibalismos (2015-2017) y forma parte de Escritores Cordillera, gremio comprometido con el archivo y promoción de literatura venezolana. Ha publicado Tuétano (Fundación La Poeteca, 2018), Tuétano/Marrow (Ojos de Sol, 2020) en edición bilingüe y Ayes del destierro (Libero, 2021). Sus textos también pueden encontrarse en publicaciones digitales, como Nayagua, Casapaís, BAMBA, VEIN, Buenos Aires Poetry, Poesía UC, Fundación Pablo Neruda, Revista Mal de Ojo, El Cautivo, LP5, Digopalabratxt, Enfermaria 6, entre otras.

Sitio web: www.crespomadrid.com

Twitter: Filoloca_

Instagram: ascrespomadrid