Image-empty-state_edited.jpg

Fragmento de 'Cuerpos'

Max Rojas

Número revista:

6

Se deshabita el tiempo,

                                                 pero lo informe es lo que queda 

como cuerpos en ríspido estado de emergencia, 

colocados en medio de abruptas consecuencias,

                                                                serias dudas, 

interrogantes que pueden derivar en funestos resultados, 

adversidades varias y poquísimas noticias favorables

                                                 a la navegación en los antiguos mapas, 

los viejos cartapacios que señalan los cuerpos derrumbados

                                                                  y, luego,

reconstruidos como cuerpos nuevos pero malamente, 

como cuerpos que fueran desarmables y pudieran,

                                                 más después, reciclarse los diversos trozos, 

las violentas partes furibundas por no estar donde suponen

                                                 que debieran verse bien, 

estando como estaban en su hechura previa como tales cuerpos,

                                                 no completos, tal vez,

aunque sí los grandes trazos

los grandes lineamientos de sus formas contundentes,

                                                 pero endebles,

 

poco firmes o, en algunas ocasiones, ligeramente

                                                 contrahechos,

algo informes o poco calibrados del motor,

                                                 o que hace que caminen lentos, 

sin sonidos fuertes o cantos de sirena

                                                 que seduzcan a los náufragos, 

los ínclitos ahogados que bracean con todo desespero,

                                                 pero no llegan a ninguna isla 

ni encuentran las botellas vacías de tequila con mensajes

                                                                que señalen rumbo,

dirección precisa para llegar adonde nadie se conmueva 

con tanta imprecisión en el horario de los barcos

o tanto pasajero a bordo que no tiene ni idea

de que las cosas de color morado se arrepienten,

                                                 por regla general, de sus amores de antes.

 

Cuerpos sin su cuerpo, y poco contundentes,

con reciedumbre de ala o decisión definitiva de ser ave,

                                                                      irse lejos,

cuerpos como en vuelo o pasión amortiguada 

por las tantas ansias que no lograron enhebrarse,

                          se quedaron sueltas,

                                                   innombradas, 

despegadas como carne no sujeta a decisiones firmes 

que fluctúa entre querer y no querer entregarse

                                                 a los perpetuos goces, 

las grandes calambrinas que la carne produce cuando hierve

y el tumulto de las aguas densas no deja percibir que faltan 

los alambres que sostengan lo exquisito de las formas cárnicas, 

lo concreto perdido entre lo abstracto de la masa cárnica,

con lo ávido extraviado en la pureza impura de la carne,

                                                 pero impuros en toda su pureza, 

como agua en el delirio de ser tromba o viento

que quisiera convertirse en clarísimo horizonte

                                                 de cuerpos que no cesan de llegar,

                 partir,

                               jugar,

                                             bailar,

cuerpos que están como en estado

                                                 de emergencia siempre,

persecución a través de los espejos hasta el lugar 

donde está la dinamita abandonada en espera

                                                 de que llegue su momento y todo estalla, 

laceran las estrellas la piel de los quemados

y los cuerpos huyen con la infinita seriedad

                                                                   de un barco que naufraga

o la sonrisa de un fantasma tenebroso que penetra más allá 

de los susurros en que los cuerpos platican cuando sueñan 

o piensan en los muertos como un manual de abstemios

que antaño se embriagaban diario pero, después, se arrepintieron 

y se dan golpes de pecho y juran no beber del aguarrás

                 que beben los amantes densos, sino licores finos, delicados, 

de honesto caballero ganado a la virtud por malas artes

del Demonio vestido de mujer y que ofrecía en barata

                                                 paraísos ubicados en zaguanes muertos, 

lujurias a la orden, documentos falsos

                                                 para una identidad también falseada 

y sin incómodos gemelos que lo estorban todo,

se entrometen en los asuntos familiares,

asedian a los cuerpos con la indebida pretensión

de asesinar a cualquiera de los otros que también acechan 

a los cuerpos y ser el único dominador de cada cuerpo

                                                 entendido como atributo personal, 

y de todos los cuerpos, aunque no en lo general,

sino discriminadamente, con un rigor estético 

bastante intolerante con respecto a fallas de estructura

                                                               o humor ligeramente agrio 

pero sí con belleza totalmente comprobable

                                   a simple vista y desde una gran distancia, 

                                                 arduamente examinada,

con la finura de los cuerpos que se espantan y huyen

                                                             o luna que se extingue -súbita, 

perpleja ante cualquier catástrofe o derrumbe de lo dado,

                                                                     lo no dado, también 

en tanto lo espectral pueda asumir, sin mucho riesgo,

formas hechas que fueron ya formas deshechas y rehechas, 

montables/desmontables que hablan por su cuenta.

 

                                                 Mundo en crisis,

paz que acaba convertida en guerra o se convierte francamente 

en campo de batalla de cuerpo contra cuerpo

                                                          como enemigos que se aman.

                                                                                Se destruyen 

o rearman los fragmentos de manera algo distinta

                                                 a como estaban antes conformados, 

con otros órdenes de prioridad en lo que toca

al desempeño del espejo en recoger los rostros

                                                 perdidos en la noche y protegerlos, 

cuerpos idos que habitan la otredad en donde el Otro

se reinventa y trata de explicar la inexplicable fuga del demente 

que arguye su demencia como forma de amar

hacia regiones frías donde sólo el metal suena

                                                 y conmueve a los pivotes, 

escarapela las paredes y las tiñe de un púrpura sombrío,

besa cuerpos o desenfunda su dolor entre estertores verdes 

o muertos que regresan a bordo de flojas mariposas.

 

                                                 Suenan, 

porque todo suena a tañido de lúgubre campana

o golpeteo de fábricas que producen un silencio espeso,

                                                 pero a grandes gritos,

enormes ruidazales que salen del vapor

que se consume en medio del chirriar de cuerpos que batallan 

como un metal sonante o tronido que transcurre en los metales

                                                 cuando quedan sordos 

y los cuerpos guardan un feroz silencio porque el tiempo corre 

entre neblina y humo de señoras que hablan y hablan

y no permiten que la sombra tome la palabra o tosa, tan siquiera 

o emita su opinión sobre los graves temas

                                                 que afectan a los cuerpos, 

que se quedan bien dudantes acerca del futuro

con ciertos resquemores que asaltan sin piedad

                                                                                 sus pálidas figuras,

sus formas elegantes que concluyen en algo así

                             como un alcohol muy desusadamente incierto 

en sus efectos alcoholíferos sobre el amante que cae en  la locura 

sin entender las causas del desastre que ocasionan

con tanto meditar sobre el amor profundo

                             donde todo se vuelve andamios crujidores 

o maderas estropeadas por una fiebre espiritual intensa

que convierte en aserrín los cuerpos y los torna

                                                 de un color rojizo oscuro 

que los hace tambalear a la hora de subir las escaleras,

bajar al precipicio en que ejecutan los suicidas 

los últimos ensayos antes de dar

                                                            El Gran Salto Final 

del trampolín que va del existir al tremendal del hueco 

bellamente ornamentado con que la Nada intenta

explicitar su desdén hacia las cosas más o menos llenas 

y conformes en ser parte de un Todo que propende

                                                 a aniquilarse por su propio exceso.

 

     (Todo es madera que arde y se consume 

     en una  atroz  persecución  de  la ceniza, 

     todo sucede entre metales ebrios y cascajo,

                                          entre caidales cuerpos y derrumbe 

     que se escurre de un modo exasperadamente lento.)

 

Lo informe es lo que queda,

pero suenan cuerpos que se van pero que no se van, 

retrospectivamente vistos, sino se quedan fijos

en un tiempo que tampoco se va para ninguna parte 

ni se decide a no tener memoria de ninguna cosa

o encantamiento posterior al invento de los cuerpos.


Todo comienza y termina al mismo tiempo

o acaba desde antes de empezar

                                                 o nunca empieza pero sí termina 

y sólo es una perpetua fuga a lo magenta

o cavilante foco que no aprende a susurrar

el nombre de las cosas sacras y el tiempo lo comprime

                                                          en sus esparadrapos viejos 

y hay una luz mortuoria que se agota en su derrumbe interno.

                                                 Se industrializa el tiempo

y hay un señor desesperado que corre mucho por las calles, 

pero no logra nunca darle alcance ni a su sombra

                                                                                                  que

                                                                     tampoco se alcanza 

pero sí se destruye al entrar en colisión con su otra sombra

                                                 e inventa su falsa aparición en

                                                                                        los espejos.

que hacen de lo falso su única certeza.


(Habrá que irse,

                               aunque no haya razón para tener

                                                                                                   que irse.)