Image-empty-state_edited.jpg

O el sol como un pinchazo

Fabian Guerrero Obando

Número revista:

10

I




Siempre debatiéndonos contra algo

O amontonando días como cosas.


Un día

Luego otro

Todos iguales.

Empujándose unos a otros

Como un error

O acaso en busca de protección.


Como el aleteo de un pájaro agreste

En la ciénaga del tiempo.






II




El vuelo de un pájaro

La luna en lo alto

O el amor que todo lo desborda…

Son viejas frases que no sirven para superar el día;

O, al menos, para hacerlo pequeño.

Y que cada vez más pequeño

Flote a la deriva

Sin rumbo

Hasta que todo picado no pueda más

Y en su fragilidad

Tragárnoslo.






III




El paso del tiempo cristaliza en su mano

Como escamas sombrías.

Se expanden en silencio.


Y no es que eso importe demasiado,

Sino que esa mano

Ya no busca ni tiembla,

Apenas se encuentra.


Como un hilo de sangre

Sobre el brazo que teme.



Formas de la pérdida, 2020






I



Parecía una mañana más bien predecible.

Su brillo pasajero

Enrollándose por encima de nuestras cabezas,

Por ejemplo.

O el sol como un pinchazo.


Y enseguida,

La mañana se va quedando atrás.

Pierde su luz

Se decolora

Declina, incluso.


Queda esa neblina espesa 

Que insiste

Hasta hacerse mancha

Ajadura

En la puerta misma del día.






II





Es un descubrimiento tardío,

Aunque no es lo que queríamos que fuera.


El mismo olor rancio que nos envuelve

Es el que arrastra los pies

Por las esquinas y los bordes.


Como viejo en lo viejo.


Como pelo pegado a la carne

Casi quieta.


Es el mismo olor que golpea de nuevo esa carne.






III






No son las aguas exterminadoras de la noche

O el frenético redoble de tambor

Dentro del cráneo,

Tampoco esta punzada de dolor

Que me estrecha más el pecho.

No es eso.


Es solo el trivial pitido 

De un gorrión

Lo que me quita el sueño

Ahora mismo.



El día que fuimos, 2021




Fabián Guerrero Obando (Quito, Ecuador, 1959).

Maestro de Escritura Creativa y Lingüística Textual en la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Central del Ecuador. Ensayos suyos han aparecido en diversos diarios y revistas nacionales e internacionales. Ha publicado las obras Me separo me persigo (1995), Facticio ficticio (1998), Nexos Casuales (2001), El Viaje (2003), Las partes (2006), Zanja (2009), La víspera (2011), Cuándo el amor (2013), El radiante guiño del insomne (2014), Ninguna Cosa Nacida (2016), Invernada (Antología Poética, 2017), Ardid (2018), Como la vida (2019), Formas de la pérdida (2020), El día que fuimos (El Ángel Editor – enero 2021), Frágil como es (El Ángel Editor – febrero 2022). Ha sido invitado a varios encuentros de escritores y poetas, dentro y fuera del Ecuador. Consta en antologías nacionales y extranjeras. Parte de su poesía ha sido traducida al inglés, alemán, francés, griego e italiano.