Image-empty-state_edited.jpg

Una oración es una casa

Estefany Vaca

Número revista:

10

I


Antes, quiero recordar

este campo vacío,

quiero recordar

la amplitud del silencio.


Quiero verlo,

no quiero olvidarlo,

lleno de nada,

regado de pausa.


Sé que después 

del primer ladrillo

todo será distinto.


Tengo un campo vacío

y hoy empiezan

las palabras. 





II


La escritura se anuncia

en total ausencia.

Se escribe una casa en el    a  i   r  e.


La casa es anterior a su nacimiento, 

la he visto sin conocerla, 

y solo con los años he podido traducirla.

Hay cosas que esperan mucho tiempo ser nombradas, 

para habitar la voz que las pronuncia.





III


La palabra, 

presencia de la repetición,

sonido de las cosas,

tinta y aire.


¿O algo más?


La casa es agarrar 

la palabra en la mano,

arrancarse,

de lo que no

palpamos, 

un pedazo.





VI


Algo suena en la casa,

late, late, late.


La casa expulsa

lo que no controlamos.


Algo más que la 

palabra

en la palabra.


Una inmensa

 nniiieebbllaa

sintiendo.


La parálisis empieza.


La casa no es nuestra.

Las palabras solo se

pertenecen a ellas.






* Estos poemas pertenecen al libro Esta oración es una casa, ganador del XII Premio Nacional de Poesía Paralelo Cero. Cortesía de El Ángel Editor.



Estefany Vaca (Quito, Ecuador, 1996). Graduada de la carrera de Comunicación y Literatura por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Ha participado en varios festivales literarios, muestras de arte como el festival “Piel de gallina” y en diversas revistas digitales. Es autora de Las ventanas del cuerpo (2018). Escribe y hace collage análogo.