Image-empty-state_edited.jpg

Una rescritura crucificada de Tarkos

Juan Romero Vinueza

Número revista:

2

Yo sugerí la invención de un J.E. Adoum o clases para hablar en post-ecuatoriano


para aprender español

es necesario un poco de energía


para comprenderlo

hace falta mucha paciencia y múltiples fracasos


para hablarlo bien

es indispensable conocer otros países hispanos


pero no estamos aquí para hablar de lo español

mejor concentrémonos en eso que llamamos lo ecuatoriano:


ese ínfimo territorio kamikaze sobre una franja que no se puede ver

división de las divisiones de un continente divisorio que fue dividido


existen diccionarios que ejemplifican el habla coloquial

de este equinoccio con nombre de una línea que no existe pero que permanece


sin embargo, su idioma no es invisible

tampoco es un tiro al aire (¿o quizás sí?)


más bien es un presuroso eje de presuntas preguntas

que se esdrujulizan detrás de las montañas & sobre los mares


un lenguaje que funciona como gramófono averiado

post-incaico / pre-gringo / cuasi-hispano /

sub-grancolombiano / pseudo-peruano


la pregunta en realidad debería ser


¿se puede aprender a hablar en post-ecuatoriano

sin aún conocer lo qué es el ecuatoriano neutro?



Nunca escuché al señor Simic o comerse a los antepasados aunque se hayan cambiado de nombre


“la historia no miente” o eso es lo que dicen

los que la escribieron / pero tanto en la historia

como en la poesía las personas han optado por

cambiar sus nombres como una forma de borrarse

en la sociedad que los está acogiendo ahora

o tal vez para no levantar sospechas extrañas de por qué

hay un extranjero en un lugar tan irrelevante como este

pero borrarse del mundo no es algo simple ni sencillo

mucho menos cuando eres el resultado de una lista de

personas que borraron sus nombres & se inventaron a sí

mismas nuevamente con otra mitología & otros sonidos

rastrearlos ya no es una opción / porque sería imposible

los nombres que los configuraban ya han perdido significado

lo único que te queda para dizque saber algo de ellas es

sentir que vuelves a ser parte de un nombre que no te pertenece

más allá de un plato de papas con cuero o una chanfaina bien

calientita / que la comes con gusto pero también con el miedo

de saber que en el fondo eso que haces es un acto de canibalismo



Una rescritura crucificada de Tarkos o la palabra que vuela


la palabra está viva                                                                      en el aire

se crucifica a sí misma cuando es repetida por un locutor extraño

la reiteración de mi idioma lo hace bello


una palabra es una isla que se reconstruye luego de un sismo

camina solitaria por un mar que desconoce pero que la rodea todo el tiempo


                                                                 mi palabra es tiempo

                                                         mi cabeza es fuerza & velocidad


transito sobre mis letras sin saber cuáles son

animo a mis manos a destruir el papel que cosifica


                                                                                                                           mi lenguaje


no existe el verdadero poeta / dios no es más que una palabra:


                                                                                                                                            un sonido

                                                                                                                                            es más importante

                                                                                                                                            que una grafía

soy cambiante / soy palabra volátil

                                                                poema que se reescribe

en cada lectura

Poemas tomados de Dämmerung [o cómo reinventar a los ídolos] (Ediciones Liliputienses, España, 2019).