Image-empty-state_edited.jpg

X, (vidas y milagros)

Paco Benavides

Número revista:

7

5 Poemas


VII


Así habló hablaba corroído por

Votare de la finestra? No

Tampoco eso nada lo socorría


Hablando claro pose vivire

aunque senza Soldi la única

cosa que fa un po male


Entre tanto nos vimos habituados

Sorprendidos también y aterrados


Así como siempre culebra mordiéndose

La cola gato con valeriana súcubo íncubo

Aplicadamente y sin entusiasmo


Pasó su musa un misterio cotidiano

Pero aunque borracho se contuvo

Tanto que il cuore lo volvió rabioso





VIII


¿Pero qué hacemos aquí ya Amor

Sin cortes de Amor ni código ni pena

ni tratado sin Cortesía qué hacemos sin Cortesía?


¡Cantándote pero de qué manera por dios!

Meando fuera del pilche a cada rato

Sin atinar a dejar de redundarnos


¿En qué metro decir cómo

Se te adquiere cómo restas cómo aumentas

Cómo menguas matas y te vas?


Decir esta joie d'aimer ¿cómo?

Se puede enseñar esta alegría

¿Cómo se enseña el arte del cincel?


Pero sin misterios sin amanita muscaria

Sin teonanácatl ¿dónde y cómo?

Sin haz de trigo ni muñeco de maíz


Sin ollaves ¿cómo rendirte cuentas

Cada veintiocho días?

¿Y sin marea tus menstruos?


Anotó una tarde de invierno

En el solsticio hienal

Harto de la página en blanco a la espera





IX


Sin yeso

Que prospere la lengua

Sin vasallo

Al revés

Vuele a sus anchas

Pero con esmero

Es decir con concepto común

Y precisión la incisión del escalpelo

Es un ejemplo aún en la

Imagen sublime y quizá sobre todo

El alféizar no es el dintel tampoco el vano

La Sulamita tiene dos crías de gacela

Como senos

¿Conocéis una gacela?


La luna saluda al aura





X


De manos huesudas con dedos chuecos

Uñas carcomidas y una nariz de papa

Sobresaliendo por entre pómulos prominentes


Pelos ensortijados de tres canas

Boca más bien carnosa y muda

Se miraba en el espejo de piedra


Contemplando su estirpe perdida o

Al menos sin árbol preciso

Bastante confuso a decir verdad como


Para hacerse una idea de su big-bang

Y no pudiendo encontrar antifaz

Propicio propúsose así continuar


Viendo al viento con ojos negros

Y almendrados de reflejo espeso

Zarpa cetrera y cejas y cicatriz


De paso distraído proclive a las vueltas

Sin sentido y no acostumbrado al bochorno

Junto al sauce y el eucalipto


Repasaba el librito «Terruño» y cierta

Canzone compuesta por un francés

Coreada en el fútbol y en las trincheras


Y sin encontrar en él cosas de ultramar

Dormitó a los más de treinta años que tenía

Y chapurreó su lengua como pudo


Bien chambón era le digo le decía

Una señora a la otra pero qué remedio

Mamitico en el fondo buena gente es





XI


¿Dónde la encontrarás?

Entre un puñado de arena

A la hora del león


Entre el musgo montañoso húmedo

Entre abetos y hayas junto al tejo

Y al ciprés entre los dientes de una oveja


Entre el gentío al salir de la estación

Entre los ojos de los gatos por la tarde

Entre los papeles olvidados arriba en la buhardilla


Entre las manos del aura en otoño

Entre las bayas moras y las rojas

Entre las setas escarlatas junto al río


Entre la espuma silente del tigre

Entre la niebla cruzando el puente

Entre la ciudad y el bosque


Entre las hojas caídas por las calles

Entre la sombra en el cine en los buses

Entre Caribdis y Escila a la deriva


Entre sonámbulos por la vía de Calzavoli

Entre el murmullo de los ojos en la rue Lafayette

El cuatro de octubre a las seis


Entre la balanza y el toro y

El aguador entre la manada furiosa

Entre los dos templos bajando


Cerca de la gruta la tercera puerta

O la última entre las cejas de los idos

Entre las manos callosas del aparejador


Entre los pantanos a lo largo del manglar

Entre las montañas garza o grulla

Entre tus cartas entre tus pensamientos



* Cortesía del Centro Editorial La Castalia y Ediciones de la Línea Imaginaria. El libro estará disponible para su descarga  sin costo desde el 22 de julio en las páginas.