Image-empty-state_edited.jpg

Reseña música

Viaje hacia un Horizonte Singular

Pamela Acosta

Número revista:

8

Una vez lo dije, y lo seguiré diciendo, Cementerio de Elefantes es una banda que va directo a tu hipotálamo, liberando sobre todo dopamina y serotonina. Ya sentimos esto en el primer disco: *larutanatural*. Pero todo evoluciona, todo crece, y, al ser parte de la banda, pude vivir cómo cada canción del nuevo disco Horizonte Singular fue creada: cada tema fue una vivencia, un sentido a todo y a nada. Había pasado un buen tiempo, éramos grandes haciendo cosas únicas y reales.


Horizonte Singular es un disco que marca un antes y un después de la banda. En este disco se puede sentir cómo a la agrupación no le da miedo el cambio, usa más sonidos y sintetizadores, experimenta con voces y, así, cada rola es un final de temporada. No es una banda que hace exactamente lo que está en auge, que simplemente va a lanzar guitarritas para quedar bien contigo. No es una banda que le va a gustar a todo el mundo. Y eso los elefantes lo tienen claro desde el comienzo. Este disco es como tomarte un vaso de fernet por primera vez, tal vez te guste o no; se podría decir que es como un gusto adquirido.


En esta reseña voy hablar de las canciones que más me han marcado de este álbum, tal vez no lo haga en orden y capaz no hable de todas, así que si algo te llama la atención, chécalas por ti mismx. En sí, gran parte del sonido del álbum se centra en capas de múltiples voces, algo que ha hecho a la banda resaltar y ser única. El trabajo de la armonización es impecable.


Alejandro Quenedit, a.k.a. “Paquidermo”, quiso reflejar los cambios que se habían producido en su vida personal. “Nena” es una canción de pérdida. La banda había entrado en un proceso de ruptura con alguien importante, su segundo vocalista. Fue una especie de despedida a Jean cuando se fue a vivir a Colombia.


“Alba” es una de esas canciones que te provocan ganas de ver fuegos artificiales sentando junto a esa persona especial (cuando sabes que se siente correcto, no es certero, pero tampoco tienes dudas). El riff de la guitarra te hace sentir que puedes explorar todo de ese alguien en una sola noche.


“T.U (Tendencia Unidireccional)”. A esta se la podría considerar como uno de los temas más experimentales del disco, que, como dice Alejandro, es un agujero negro. Es una de las canciones que más me costó aceptar –es como la canción tóxica del disco–, debido a ese loop

de volver a lo mismo sin saber dónde es la salida.


“Atómica” ¡Ay, mi querida atómica! Es una de mis favoritas del álbum. Creo, que es la canción que le dio un poco de punk al disco sin salir de la esencia de la banda. Cuando la escuchas, tienes ganas de que haya un buen pogo y saltar mientras la cantas. (Está próximo a salir el video animado).


La letra de la canción “Bicicleta II (Vergel)”  es la continuación de “Bicicleta I”. ¿Por qué bicicleta? Porque llegué en una. Sí, yo. “Bicicleta II” es decidir quedarse porque todavía falta mucho por recorrer.


Y, sin entrar en más detalles, hablemos de “Truman Show”, que es una especie de protesta contra todo lo que nos rodea. Siendo Horizonte Singular un disco delicado, luminoso e introspectivo, “Truman” es una canción que desde el comienzo te hace cuestionar y entrar en caos.


“Belladona”, nunca pensé que sería tan difícil hablar sobre ella. Alejandro la escribió luego de haber pasado una escena un poco caótica en la vida de los dos como pareja, cuando recién nos conocimos hace ocho años. Habla de ese momento en el que estás a punto de tocar fondo, pero piensas, erróneamente, que es un juego de niños. Tal vez, todo nace en ese mismo momento en que sientes que la persona que está contigo no volverá a respirar, te asustas, piensas que conoces tus límites, te mientes a ti mismx y la situación se va de control. “Belladona” es el momento de reconocer que debes darle un pare a todo, reencontrar las cosas que te mantienen con vida, saber que no puedes hacerte y hacerle eso a la gente que te rodea. El tema de las drogas es un tema tabú, pero es un tema del cual hay que hablar y hacerle frente porque: “No soy uno, soy millones” (Cementerio de elefantes, 2020).


Y, para finalizar y dar un respiro de eso que algún rato nos agobia, está “Horizonte”, una canción precisa para terminar este disco (que comienza con la canción “Singular”). Es un tema que te tapa con la cobijita cuando, de pronto, escuchas el coro de los niñxs. Grabando las voces de estos guambras, entre risas y cantos, se sentía cómo lo disfrutaban y uno podía volver a ser niñx de nuevo junto a ellxs. Eso es lo que hace esta rola, es como un suspiro que te quiebra y atraviesa.


No soy escritora y mucho menos sé hacer reseñas, pero estar dentro de todo el proceso de este disco fue algo muy importante. Con él, Cementerio de Elefantes nos enseñó cómo es sentir todo a flor de piel. Horizonte singular es un disco que tiene canciones que pueden hacerte llorar e inspirarte, sentir paz o estar completamente feliz.


La frase que más define a todo el disco está en la canción “Átomica”: “Encontraré lo mágico, dentro de lo caótico” (Cementerio de elefantes, 2020).


Lo verdaderamente bello de este disco es que en cualquiera de sus canciones te puedes sentir identificadx, porque es real, porque es un pedazo de uno mismx, es como mirar siempre al horizonte singular.


https://open.spotify.com/artist/10OYRF7ERuocazzldugdFT?si=lJ5oldgvQVOctjRoTfWoGA



Pamela Acosta (Quito, Ecuador, 1987)

Artista Visual feminista que ha colaborado con algunas bandas ecuatorianas de la escena independiente local y extranjera cómo fotógrafa, dirección de vídeo clips y producción: Cementerio de elefantes, Noumeno, Sexores, entre otras. Su camino en la música como artista visual comenzó desde hace 17 años. Actualmente es manager  y directora visual de Cementerio de Elefantes, ganadores del IFCI 2021.