Image-empty-state_edited.jpg

Cinco poemas

Ana Blandiana

Traducción de Viorica Patea y Natalia Carbajosa

Número revista:

7

Persoana întâia plural (1964)

Primera persona del plural


Descântec de ploaie


Iubesc ploile, iubesc cu patimă ploile, 

Înnebunitele ploi și ploile calme, 

Ploile feciorelnice și ploile-dezlănțuite femei, 

Ploile proaspete și plictisitoarele ploi fără sfârșit.

Iubesc ploile, iubesc cu patimă ploile, 

Îmi place să mă tăvălesc prin iarba lor albă, înaltă. 

Îmi place să le rup firele și să umblu cu ele în dinți, 

Să amețească, privindu-mă astfel, bărbații. 

Știu că-i urât să spui „Sunt cea mai frumoasă femeie”, 

E urât și poate nici nu e adevărat, 

Dar lasă-mă atunci când plouă, 

Numai atunci când plouă, 

Să rostesc magica formulă „Sunt cea mai frumoasă femeie”. 

Sunt cea mai frumoasă femeie pentru că plouă 

Și-mi stă bine cu frunjurii ploii în păr, 

Sunt cea mai frumoasă femeie pentru că-i vânt

Și rochia se zbate disperată să-mi ascundă genunchii, 

Sunt cea mai frumoasă femeie pentru că tu

Ești departe plecat și eu te aștept, 

Și tu știi că te-aștept, 

Sunt cea mai frumoasă femeie și știu să aștept

Și totuși aștept. 

E-n aer miros de dragoste viu, 

Și toți trecătorii adulmecă ploaia să-i simtă mirosul, 

Pe-o asemenea ploaie poți să te-ndrăgostești fulgerător,

Toți trecătorii sunt îndrăgostiți, 

Toți trecătorii de mine sunt îndrăgostiți

Și eu te aștept. 

Doar tu știi – 

Iubesc ploile, 

Iubesc cu patimă ploile, 

Înnebunitele ploi și ploile calme, 

Ploile feciorelnice și ploile-dezlănțuite femei...





Hechizo de lluvia


Amo la lluvia, amo la lluvia con pasión, 

La lluvia alocada, la lluvia serena,

La lluvia virginal y la lluvia de mujer desatada,

Las lluvia reciente y la interminable lluvia del tedio,

Amo la lluvia, amo la lluvia con pasión,

Me gusta revolcarme en su hierba blanca y alta,

Me gusta cortar sus hojas y llevarlas entre los labios, 

Que se desmayen los hombres cuando me vean así.

Sé que está feo decir: “Soy la mujer más bella”,

Está feo y, quizá, ni siquiera sea cierto, 

Pero déjame, cuando llueva,

Y sólo cuando llueva,

Pronunciar la fórmula mágica: “Soy la mujer más bella”.

Soy la mujer más bella porque llueve

Y los flecos de la lluvia me sientan bien,

Soy la mujer más hermosa porque sopla el viento,

Y mi vestido en vuelo me tapa las rodillas,  

Soy la mujer más bella porque tú

Estás lejos y te espero,

Y tú sabes que te espero,

Soy la mujer más bella y sé esperarte,

Y, sin embargo, te espero.

En el aire hay aroma de amor vivo,

Y todos los transeúntes sienten el olor de la lluvia, 

En una lluvia como ésta puedes enamorarte de repente,

Todos los transeúntes están enamorados,

Y yo te espero.

Sólo tú lo sabes:

Amo la lluvia,

Amo la lluvia con pasión, 

La lluvia alocada, la lluvia serena,

La lluvia virginal y la lluvia de mujer desatada…





Călcâiul vulnerabil (1966)

El talón de Aquiles 


Darul 


Tragic mi-e darul, asemeni pedepselor vechi. 

Ce strămoș mi-a greșit ca să-i port – lauri – vina? 

Tot ce ating se preface-n cuvinte 

Ca-n legenda regelui Midas. 


Aproape mi-l simt pe regele mort de blestemul

Ca mâna lui să prefacă în aur orice, 

Să moară flămând pentru că pâinea uscată în aur

Nu mai putea s-o mănânce, nici apa s-o roadă. 


Cerul nu pot să-l privesc – se înnorează de vorbe, 

Merele cum să le mușc împachetate-n culori? 

Dragostea chiar, de-o ating, se modelează în fraze, 

Vai mie, vai celei pedepsite cu laude. 


Vai mie, vai, arborii nu scutură frunze, 

Numai cuvinte cad toamna bătrâne și galbene, 

Munții înalți îi iubesc dar se clatină munții

Sub povara împerecheatelor sunete. 


Aș vrea să adun vorbele toate-ntr-un loc, 

Să le aprind, să dezbrac lumea de ele, 

Dar s-ar scoroji trupul lumii asemeni

Frumosului prinț cu piele de porc din poveste. 


O dată cu ele ar arde și lumea lipită

Pe partea interioară-a cuvintelor ca într-un album...

Nu știu eu oare desparte sau nici nu se poate desparte

Lumea de lumea cuvintelor mele de-acum?





El don


Trágico es este don como en los castigos antiguos.

¿Qué antepasado mío erró, que arrastro sus laureles y su culpa?

Todo lo que toco se transforma en palabras

Igual que el oro en la leyenda del rey Midas.  


Me reconozco en el rey, en la mortal maldición

Por la que su mano todo en oro transformaba,

Y así él moría de hambre por no poder ya comer

El pan transformado en oro, ni lamer el agua. 


No puedo mirar el cielo —se nubla con palabras—,

¿Cómo morder manzanas en cajas de colores? 

Incluso si alcanzo el amor, este forma oraciones,

Pobre de mí, ay, con elogios castigada.


Ay de mí, los árboles no sacuden sus hojas,

Sólo caen palabras viejas y pardas en otoño

Las altas cumbres los quieren, pero se doblan

Las montañas bajo el fardo de los sonidos reunidos.

.


Me gustaría juntar las palabras todas en un lugar.

Encenderlas, despojarlas de su mundo,

Pero el cuerpo del mundo se desescamaría 

Como el del bello príncipe del cuento, transformado en sapo.  


Con ellas se quemaría también el mundo, unido

Por el envés de las palabras, igual que en un álbum…

¿Soy yo quien no sabe, o acaso no es posible 

Separar el mundo del mundo de mis palabras de ahora?





Știu puritatea


Știu, puritatea nu rodește, 

Fecioarele nu nasc copii, 

E marea legea-a maculării

Tributul pentru a trăi. 


Albaștri fluturi cresc omizi, 

Cresc fructe florilor în jur, 

Zăpada-i albă neatinsă,

Pământul cald este impur. 


Neprihănit eterul doarme, 

Văzduhul viu e de microbi, 

Poți dacă vrei să nu te naști, 

Dar dacă ești te și îngropi. 


E fericit cuvântu-n gând, 

Rostit, urechea îl defaimă. 

Spre care o să mă aplec

Din talgere – vis mut sau faimă?


Între tăcere și păcat

Ce-o să aleg – cirezi sau lotuși?

O, drama de-a muri de alb

Sau moartea de-a învinge totuși...





Sé que la pureza


Sé que la pureza no da frutos,  

Las vírgenes no alumbran criaturas,  

Así es la gran ley del ultraje,

El tributo que la vida estipula.


Las flores crecen junto a las azules

Mariposas convertidas en orugas,

La nieve es de un blanco impoluto,

La tierra caliente es impura.


Duerme el éter, inmaculado duerme,   

De microbios el aire está poblado,  

Tú puedes desear no haber nacido

Pero si eres, también serás enterrado.


Es feliz la palabra en el pensamiento,

Pronunciada, el oído la agravia,

¿Hacia qué platillo me inclinaré:

hacia el sueño mudo o hacia la fama?


Perdida entre el silencio y el pecado

¿Qué elegir: rebaños o flor de loto?

Oh, el drama de morir de blanco

O la muerte de vencer, a pesar de todo…  





Intoleranță


Sunt slabă probabil. Și ochii mi-s slabi. 

Nu deosebesc culorile intermediare. 

Pentru că se lasă iubită de crabi

Mi-e scârbă de mare. 


Nu trec de hotarul albastru un pas

De teamă că n-o să mai știu să mă-ntorc, 

Ca viermele-n mătase m-am retras

Și puritatea-n jurul meu o torc. 


Vreau tonuri clare, 

Vreau cuvinte clare, 

Vreau mușchii vorbelor să-i simt cu palma, 

Vreau să-nțeleg ce sunt, ce sunteți, 

Delimitând perfect de râs sudalma. 


Vreau tonuri clare, 

Și culori în stare pură, 

Vreau să-nțeleg, să simt, să văd, 

Prefer acestei fericiri ambigue

În totul clar, îngrozitorul meu prăpăd. 


Vreau tonuri clare,

Vreau să spun „fără-ndoială”

Și să nu mă îndoiesc cu toate c-aș avea răgaz, 

Urăsc tranziția, mi se pare trivială

Adolescența strălucind de coșuri pe obraz. 


Sunt slabă? Ochii mei sunt slabi? 

Voi fi ridicolă în continuare?

Pentru că se lasă iubită de crabi

Mi-e scârbă de mare.  





Intolerancia


Quizá sea débil. Y mis ojos son débiles.

No distingo los colores intermedios.

Por dejarse querer por los cangrejos

Me repugna el mar.


No doy ni un paso más allá de la frontera azul. 

Por miedo a no saber cómo volver

Me replegué como el gusano en la seda

Y estoy tejiendo, a mi alrededor, la pureza. 


Quiero tonos claros,

Quiero palabras claras,

Quiero sentir los músculos de las palabras con la mano,

Quiero entender qué soy, qué sois,

Distinguir claramente el insulto de la risa.


Quiero tonos claros

Y colores en estado puro,

Quiero entender, sentir, ver

Prefiero mi terrible desgracia, en toda claridad, 

A esta ambigua felicidad 


Quiero tonos claros,

Quiero decir “sin duda”,

Y no dudar incluso si tengo un respiro,

Odio la transición, me parece trivial

La adolescencia brilla con acné en las mejillas.


¿Soy débil? ¿Son débiles mis ojos?

¿Seguiré siendo un adefesio?

Por dejarse querer por los cangrejos

Me repugna el mar.





Carantină


Durerea nu e contagioasă, 

Vă asigur, durerea nu se transmite, 

Nici un nerv răsucit în trupul aproapelui meu

Nu produce în mine sfâșietoare atingeri. 


Durerea nu e contagioasă, durerea

Singularizează mai atroce decât zidurile, 

Nici o carantină nu izolează atât de perfect, 

E banal ce spun – acesta e argumentul. 


Doamne, câtă literatură conținem!

Sentimentele – vă amintiți? – le-am învățat încă la școală. 

În jurul patului celui ce moare ei plâng, 

Dar nu se contaminează de moarte nici unul. 


Fiți liniștiți, privegheați altruiști pe bolnavi.

Nu veți lua durerea lor, fiți fără teamă. 

A murit. Vrea cineva să-l urmeze? 

Numai bocete tradiționale. 


Oradea, 16/17 octombrie 1964





Cuarentena


El dolor no es contagioso,

Os lo aseguro, el dolor no se transmite,

Ni un nervio retorcido en el cuerpo de mi prójimo

Despierta en mí desgarradores roces.


El dolor no es contagioso, el dolor

Aísla de un modo más atroz que los muros,

Ninguna cuarentena aísla así, por completo,

Lo que digo es tan banal —este es el argumento—.


¡Señor, cuánta literatura contenemos!

Los sentimientos —¿recordáis?— los aprendimos ya en la escuela.

Junto a la cama del que muere lloran ellos,

Pero ninguno se contamina de la muerte.


Tranquilos, velad altruistamente a los enfermos.

No vais a coger su dolor, no tengáis miedo.

Ha muerto. ¿Quién quiere seguirle?

Tan solo las plañideras, la costumbre.


Oradea, 16/17 de octubre de 1964





Nota: Al poco tiempo de ser liberado de la cárcel, el padre de Blandiana tuvo un accidente y  murió en el hospital el 17 de octubre de 1964.


***


Ana Blandiana, seudónimo de Otilia Valeria Coman, nació en Timisoara en 1942. Su padre fue comandante durante la Segunda Guerra Mundial y, luego, sacerdote en la catedral ortodoxa de Oradea y profesor de instituto. Acusado de conspirar contra el estado, sería condenado a la cárcel y, tras seis años, fue liberado, pero murió poco después. Su madre nació en una aldea transilvana llamada Blandiana, de donde tomaría su nombre literario.


Ya como Ana Blandiana, en 1959 aparece en una revista su primer poema, pero al poco sería denunciada y se prohibiría oficialmente que «la hija de un enemigo del pueblo» volviera a publicar en Rumanía (se le negaría también el derecho a estudiar en la universidad).


En 1964 aparece su primer libro de poemas: Persoana întâia plural (Primera persona del plural), inicio de una fértil carrera literaria que llega hasta el presente pero que alcanzaría en 1982, con la concesión del prestigioso Premio Herder de la Universidad de Viena, uno de sus momentos más relevantes.


Es autora de más de treinta libros de poesía, ensayo, narrativa fantástica y novelas. Su obra se ha traducido a 24 idiomas. Es presidenta de honor del PEN de Rumania, es también miembro de la Academia Europea de Poesía, de la Academia de Poesía Mallarmé y de la Academia Mundial de Poesía (Unesco).


El día 2 de julio de 2020, Ana Blandiana recibió el Doctorado Honoris Causa por la Universidad de Salamanca.



***



Viorica Patea es catedrática de literatura inglesa y norteamericana en la Universidad de Salamanca. Sus libros incluyen Entre el mito y la realidad: Aproximación a la obra poética de Sylvia Plath (Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, 1989) y T. S. Eliot La tierra baldía (Madrid: Ediciones Cátedra, 2005). Igualmente ha editado varios volúmenes de ensayos acerca del romanticismo norteamericano Critical Essays on the Myth of the American Adam (Ediciones Universidad de Salamanca, 2001) y de la poesía vanguardista Modernism Revisited: Transgressing Boundaries and Strategies of Renewal in American Poetry (en colaboración con Paul S. Derrick, Rodopi, 2007). Su publicación más reciente es la edición crítica sobre el relato corto, Short Story Theories a Twenty-First-Century Perspective (Rodopi, 2012). Asimismo ha estudiado la literatura fantástica y la literatura de testimonio. Junto con Fernando Sánchez Miret ha traducido y dirigido la edición crítica de El diario de la felicidad de Nicolae Steinhardt (Sígueme 2007) y dos volúmenes de prosa fantástica de Ana Blandiana Proyectos de pasado y Las Cuatro estaciones (Periférica, 2008, 2011). Junto con Paul S. Derrick ha traducido los poemas de Ana Blandiana al inglés My Native Land A4, The Sun of the Hereafter & Ebb of the Senses (Bloodaxe 2014, 2017), Five Books (2021) y con Antonio Colinas al español Mi patria A4 (Pre-textos 2014). Con este último ha traducido la poesía de Patrizia de Rachewiltz Mi Taishan (Linteo 2014). Con Natalia Carbajosa ha traducido dos volúmenes de poemas de Ana Blandiana El sol del más allá & El reflujo de los sentidos y Octubre, noviembre, diciembre (Pre-textos 2016, 2017). Variaciones sobre un tema dado (Visor 2021) y un volumen de próxima aparición Un ángel manchado de hollín (Galaxia Gutenberg) que agrupa cuatro libros de poemas: los poemas de la revista Amfiteatru (1984), Estrella predadora (1985) y La Arquitectura de las olas (1990), El reloj sin horas (2016).


http://english.usal.es/index.php/viorica-patea

http://fb.com/masterenglishstudies

https://www.facebook.com/viorica.patea



***



Natalia Carbajosa (El Puerto de Santa María, 1971). Escritora. Viví mi infancia y adolescencia en Zamora y estudié Filología Inglesa en Salamanca, donde me doctoré con una tesis sobre la comedia de Shakespeare. Desde 1999 vivo en Cartagena y soy profesora de inglés en la universidad.


Como traductora e investigadora, me he especializado en poesía angloamericana de mujeres del siglo XX; entre otras, he publicado ediciones de la obra de H.D., Kathleen Raine (en colaboración con Adolfo Gómez-Tomé), Rae Armantrout, Emily Fragos, Lorine Niedecker (cuya edición fue galardonada con el Premio de traducción AEDEAN en 2019), Dorothea Tanning, Adrienne Rich y Joumana Haddad. Aparte de mi faceta de traductora del inglés, soy cotraductora, junto con Viorica Patea, de la poesía de la escritora rumana Ana Blandiana.


Como poeta, he realizado colaboraciones con músicos (Antonio Arias), astrónomos (Juan Ortega) y artistas (Carmen Isasi). De mis libros de poesía, destacan los títulos Pronóstico (2005),  Desde una estrella enana (2009), Tu suerte está en Ispahán (2012) y Lugar (2019). Además soy autora de un libro de cuentos para niños en edición bilingüe inglés-español, Las aventuras de Perico Pico (segunda edición: 2017), con la colaboración de Jean Gleeson Kennedy e ilustraciones de Teresa Sánchez Vivancos. Este libro fue ganador del segundo premio en su categoría (Best Youth Chapter Fiction Book) en los International Latino Book Awards (California, 2017). Desde el ámbito de la literatura infantil, fui asimismo componente del dúo de cuentacuentos Dreams&Tales,  junto con Aurora Zaragoza (http://dreamsandtalescuentacuentos.blogspot.com.es/).


Tengo un blog sobre poesía y traducción en la revista Jotdown (http://www.jotdown.es/author/natalia/),  con artículos sobre autoras ya mencionadas y otras como ruth weiss, Maya Angelou, Elizabeth Bishop o Denise Levertov. He publicado ensayos sobre diversos temas, entre ellos, la comedia de Shakespeare (Shakespeare y el lenguaje de la comedia, 2009), y la poesía de mujeres de la generación Beat (Female Beatness: Mujeres, género y poesía en la generación Beat, 2019, en colaboración con Isabel Castelao-Gómez, Premio de investigación literaria Javier Coy 2021). En la actualidad soy miembro del Proyecto de Investigación I+D TEATREL SP para la traducción y edición crítica del teatro en verso de T. S. Eliot. Como autora de reseñas y crítica literaria, colaboro asiduamente con El coloquio de los perros.


Más información: www.nataliacarbajosa.es