Edmundo Mantilla recomienda: "Liberazione di Andromeda" de Piero di Cosimo



Excéntrico y misántropo, así describió Giorgio Vasari al pintor florentino Piero di Cosimo. Acaso su carácter ermitaño correspondía a su lejanía del patrocinio de los Medici, que algunos bien podrían considerar el círculo perfecto de solidaridad y de humanismo. O quizá fue su obsesión con la obra que lo condujo, encerrado, huidizo, incómodo, a hervir de tanto en tanto una enorme cantidad de huevos que comía de acuerdo con su apetito para no perder tiempo en cocinar. Más bestia que hombre, pero hay, sin duda, algo de humano en la bestia que pintó en su cuadro Liberazione di Andromeda, una cierta tristeza de quien se halla cerca de la plenitud de su imaginación y su deseo, pero encuentra frustrados sus anhelos. Hay reclamo en su boca extendida hacia la doncella: ¿por qué apartas tu rostro? Y a las orillas se representa la comedia humana y cantan los poetas las hazañas del héroe. Solo Cosimo hizo de la bestia el centro de lo humano. 



12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo