Cuarto numero portada_pagina web.jpg
Huésped

Número actual

mano_mod3.jpg

_4_

El huésped es el umbral en el que se aúna la experiencia de la paradoja: su ser radica tanto en la llegada como en el recibimiento. Pura transitoriedad en la cual el que acoge se convierte en rehén del que viene de fuera; irrupción del otro que desestabiliza la relación conmigo mismo, la ipseidad, el «estar en casa», convirtiendo al centinela —aquel que resguarda la frontera— en invitado del que llega. Momento de queda inquietud, de espera, que sume al anfitrión en la más completa vulnerabilidad, pues torna en ajeno el espacio que le es propio. Paradójico don de la hospitalidad que da la intemperie a aquel que acoge. Oscura simbiosis que otorga un inasumible don de alteridad.

El vocablo huésped viene de uno latino antiquísimo: hospes, hospîti, que a su vez se compone de dos vocablos de raíz indoeuropea: ghos-(ti)-pot; donde ghos es extranjero y pot, señor, por lo que se podría traducir como señor o patrono de los extranjeros. Etimológicamente el don de la hospitalidad se configura como una protección y como una ofrenda que reserva un espacio para la llegada del otro, del extraño, del extranjero.

Testimonio y memoria en la novela El material humano de Rodrigo Rey Rosa

Luis Felipe Sánchez

Tema libre

El origen histórico del testimonio como género literario reenvía al proceso político- cultural latinoamericano de los años sesenta y setenta. En esos años, predomina en la narrativa centroamericana una estética llamada testimonial-realista (Baldovinos, 2012, p. 114) o literatura comprometida (Arias, 2018, p. 74).

La música, el cuerpo, los afectos y la barbarie en los Lager

David Pinto

Tema dossier

A lo largo del séptimo tratado de La haine de la musique (El odio a la música, 1996), Pascal Quignard fija su atención en la música dentro de los campos de concentración durante la ocupación nazi, los Lager. Para el autor, la música deviene en barbarie porque esta es su secreto huésped.

“Primitivo” y “salvaje”: el poder del nombre

Rosa Inés Padilla

Tema libre

A partir de las definiciones de las palabras “primitivo” y “salvaje”, y del por qué se han usado estos términos para nominar a ciertos individuos y a sus poblaciones, se intentará reflexionar respecto a cómo se construye la imagen de un “otro”; es decir, cómo se categoriza y subordina a partir de las palabras.

Atlas y Aucas: la resistencia a través de la derrota

Juan Romero Vinueza

Tema libre

Eduardo Galeano (2003) escribió que el fútbol se parece a Dios “[e]n la devoción que le tienen muchos creyentes y en la desconfianza que le tienen muchos intelectuales”. Se suele pensar que este deporte es el opio del pueblo.

César Vallejo: «Pugnamos ensartarnos por un ojo de aguja»

Fernando Albán

Tema libre

Inocencia. El animal —emblema del poeta— es bífido y, al igual que el compás, una vez abierto, tiene dos extremidades. La una hunde su uña acerada en la tierra; la otra, aérea, traza en el cielo una huella dispar.

Pieza oscura

Edmundo Mantilla

Tema dossier

Ajados los tapices. La vida, extranjera y terrible, trajo la soledad a esta casa.
Alfombras y manteles ajados con el paso de los años. La soledad está dentro, donde nos envolvemos con hábitos como túnicas oscuras, y oscuro es el espacio por detrás del cielo.

La enfermedad de Bartleby

Gabriel Rosero León

Tema dossier

El silencio, el apartamiento, la parquedad, la austeridad, la acinesia, el “preferiría no hacerlo”: todo esto hace que Bartleby sea impenetrable, secreto, indescifrable. Un recién llegado, un extraño, un neófito, una entidad que llega a apoderarse de los pensamientos de quien en un principio lo acogió.

El Aleph: Ese monstruo intertextual

Lucía Mestanza

Tema libre

En alguna de las páginas de Sobre literatura (2017), hay una explicación algo difusa acerca de la lectura y de los libros que no se leen y que, sin embargo, ya se han leído. Eco, haciendo una referencia a Borges, explica que aunque no se pretenda leer por completo un libro de nuestra biblioteca personal, a fuerza de mirarlo, de convivir con él o del roce de nuestros dedos por sus páginas, se consigue tal efecto.

Quietud y movimiento en Sanguínea de Gabriela Ponce

Verónica Jarrín-Machuca

Tema libre

Una gota de sangre se desliza por un muslo femenino. Esta es una escena que no sé si leí o imaginé, pero que proyecto en mi mente, en blanco y negro, observando el goteo lento, como un juego entre movimiento y quietud. Guardo esta imagen al terminar la última página de Sanguínea, novela de Gabriela Ponce.

‘Lo que entra no se queda’: la paradoja del hueco y su vacío en Sanguínea

Anita Palán

Tema dossier

La vida se remite a la fluidez de los actos y al deseo de llenar cierto vacío. Cada quien tiene un hueco, un espacio, que se mantiene por el anhelo de sentir la llenura, lo cual muchas veces no sucede. Leer Sanguínea de Gabriela Ponce es compartir la vida de la protagonista para descubrir cómo llenar su hoyo, esa incompletitud que en ocasiones se puede asemejar a nuestra propia oquedad.

La escritura perdida: breves consideraciones sobre Otra vida por vivir,
de Theodor Kallifatides

María Belén Melena

Tema dossier

Nostalgia viene del griego nostos, el anhelo de volver. Ese tan esperado regreso que le fue negado a Odiseo por una ofensa a un dios y, claro, por su insensatez. Alrededor de diez años tuvieron que pasar entre corrientes tempestuosas, monstruos y encantadoras moradas para que él pudiera volver a Ítaca, que antes que solo patria era también hogar.

Ante la delación de la forma
(a propósito de una novela de Mario Levrero)

Andrés Cadena

Tema libre

Bajo el sugestivo título de El discurso vacío, el escritor uruguayo Mario Levrero publicó en 1996 una novela que se planteaba evitar una trama convencional: se basaba en una serie de ejercicios de escritura manual ejecutados como terapia grafológica, sustentada a su vez en una supuesta relación entre la letra y los rasgos del carácter: «Cambiando pues la conducta observada en la escritura, se piensa que podría llegarse a cambiar otras cosas en una persona».

Ovni + pinol

Juan Sebastián Martínez

Tema dossier

Las vidas de Claudio Ptolomeo y Nicolás Copérnico, astrónomos europeos —el primero de la Antigüedad y el segundo del Renacimiento— tienen un diminuto parecido con las de dos jóvenes andinos poco talentosos pero con gran deseo de escudriñar los secretos del universo.

Cavamos una tumba en los aires: aproximación a “Todesfuge” de Paul Celan

Aitana Samaniego

Tema libre

"Todesfuge" (Fuga de la muerte) de Paul Celan fue un poema escrito después de 1945. El joven de 24 años acababa de regresar a su ciudad natal después de haber permanecido en un campo de trabajo rumano, sin sus padres, que habían perdido la vida.

La oscura edad de una boca

Juan José Pozo Prado

Tema libre

1973. Atravesamos Sechura en un bus Ford F-600, imaginando aún la caída en mitad de la noche si el chofer no hubiera resistido las intermitencias del sueño. Ante nuestra mirada sucedía, inmóvil y cambiante, el desierto que crece, y comprendí la verdadera extensión de los médanos. Afuera se respira un aire que encierra, adentro mío se oxida una ternura.

Siberia o la madre bifronte: "Nacer herido de muerte"

Alejandra Vela

Tema dossier

Recuerdo el dolor extremo (si ese adjetivo calza apenas para describirlo) durante el parto de mi hija como el momento en que dejé de ser yo y me volví cuerpo. Este se hizo tan presente que me borré; fui nada más que cuerpo.

JACK

Abdón Ubidia

Mamá oyó los gemidos. Venían del lado del jardín. Fue a ver qué ocurría.
─¡Jack! ─dijo.
Corrimos hacia la verja que daba a la calle. Estaba irreconocible. Arrastraba una soga rota atada al cuello. Flaco, sucio y cojeaba de una pata.

Antonieta

José Oviedo

Casi completamente sumergida en el agua tibia de la tina, Antonieta acariciaba su vientre hinchado mientras tarareaba una canción de cuna. Su panza brillaba como el hocico de un hipopótamo en el río Nilo.

Extraña hendidura

Sylvia Miranda

El verano ha vuelto a esta cala perdida, se dijo ella mientras continuaba pintando desde la zona donde la arena comienza a encontrar el camino firme, a una altura considerable, un excelente panorama que englobaba armoniosamente este trozo del Mediterráneo.

EPIFANÍAS

Sandino Burbano

En el centro estaba una cartera ocupada parcialmente por un trozo de vidrio que remeda el sitio con labrados íntimos al detalle: huellas digitales, manchas pequeñas… Un perro, que por alguna razón se encuentra oculto dentro de las paredes, animado, va hacia la cartera y con el hocico se adueña del fragmento.

Los ángeles de la muerte

Gabriel Ortiz Armas

Empezó la jornada a las ocho, en el restaurante costeño cerca del parque. No tomó el desayuno, pues ella solo iba a vender los dulces que su mamá le había encargado.
—Cómpreme —repetía a cada comensal, en cada mesa.
De todos los que estaban ahí, se acercó a un hombre joven, de saco oscuro, pantalón gris y mirada profunda.

Episodio II - Sushi

Francisco X. Estrella

Inserto la tarjeta en la ranura y la autopista se abre en su interminable soledad. Débora mira, escéptica, los lentes redondos Persol que siempre quise y ahora llevo, sobre un fondo de palmeras y montañas a la luz de un martes que transparenta la piel.

INERCIAS

René Gordillo Vinueza

Fue después de bañarnos que descubrimos que la mancha roja comenzaba a expandirse lentamente. A medida que pasaba el tiempo, ganaba velocidad, hasta que el piso mismo de la habitación comenzó a teñirse; luego, todo el cuarto.

Pólux o la condena del inmortal

Abril Altamirano

Yo soy yo, y también soy mi hermano. Mi carta de identidad dice que me llamo Daniel, pero nadie en el mundo sabe a ciencia cierta si ese es mi nombre. Si soy sincero, la mayor parte del tiempo la duda no me acoquina. Al fin y al cabo, hay un 50% de probabilidad de que yo sea yo, y eso ya es bastante; hay gente que vive con menos.

Post_semana 3_3.jpg

«Es de enorme importancia que se escriba gran poesía, pero no importa en absoluto quién la escriba».

Ezra Pound

Mi cuerpo, mi sombra

René Espinosa C

Nada es cierto:
cuerpos, ojos, silencio,
niebla.

El minotauro

Alfonso Espinosa

El minotauro habita en el laberinto de mi pupila
ay de todos
cuando se libere el monstruo de la cuerda de vidrio que lo sostiene prisionero tras mis córneas

Horario de visitas

Sean Salas

Espero la noche
igual que los prisioneros el día de visitas.

CIUDAD EN ALTO VUELO

Francisco Trejo

Escribo para terminar de nacer,
porque he volado por las calles de mi ciudad
con el trino seco, en voz baja,
y el corazón atado a la madeja de su nido.

DOMINGOS ROMANOS

Idiel García

Los hombres van a las vallas los domingos
dan rienda suelta a su mala voluntad
sacan sus muchas herrumbres
y las derraman luego sobre el prójimo

NO ES LA IMAGEN

Vicente Robalino

No es la imagen
ni la parte del recuerdo
que se ha quedado a oscuras
sino la densidad de las sombras.

Frío, tres poemas

Estefany Vaca

No conozco el invierno
pero me han contado
que la nieve blanca
que sueñan mis ojos
se vuelve lodo.

Polvo para morder

Jorge Boccanera

A veces la palabra
como una copa rota donde morder el polvo, y otras veces un agua
de alumbrar.

Habilidad con los caballos: el galope como vuelo

Entrevista a Roy Sigüenza por Luis Fernando Fonseca

La poesía reunida de Roy Sigüenza (Portovelo, 1958) apareció bajo el título Habilidad con los caballos (Severo editorial, 2020), pues su galopar inició en 1990 con los 25 ejemplares en facsímil de Cabeza quemada que él mismo imprimió y distribuyó. La marcha continuó con Tabla de mareas, Ocúpate de la noche, La hierba del cielo, Cuerpo ciego, Cuatrocientos cuerpos, Apuntes de viaje a Nurdu y los recién publicados versos de Memorial de la boca.


“Un poeta lojano había leído un versito de tres líneas mío –dice sobre “Piratería”– y con su entusiasmo de muchacho había salido a las calles de su ciudad a pintarlo, a hacer grafitis. Fue preso por ello”. Pero la experiencia del lector que lo había transcrito en un muro no fue traumática. Llamó a Roy y le contó que durante la semana que estuvo encarcelado hasta aprendió a jugar cartas.


“A cierta edad, toda experiencia es buena, por mala que sea”, sonríe el escritor que vive muy cerca del río Amarillo. “¿Por qué te llevan preso si pintas algo en una pared? ¿Qué tan peligrosas pueden ser las palabras?”, se indigna, pero luego recuerda que Cariamanga amaneció un día con las palabras “Iré, qué importa / caballo sea la / noche” a la vista de todos, y vuelve a reír.

Sanguínea y el fluir de la palabra

Entrevista a Gabriela Ponce por Andrea Torres Armas

Gabriela Ponce es, seguramente, una de las escritoras ecuatorianas con mayor proyección internacional. También es, con certeza, una de las más leídas casa adentro; que los lectores le hicieran ‘caída y limpia’ a la primera edición ecuatoriana de su novela Sanguínea (Severo Editorial, 2019) es apenas un indicador de la recepción de su literatura. Su obra dramatúrgica y su obra narrativa están mediadas por el cuerpo, la memoria, los fluidos y los afectos. En esta entrevista preparada especialmente para Elipsis, conversamos sobre algunas aproximaciones a su trabajo escritural.

La poesía va por los márgenes y los reversos de la escritura

Entrevista a Jorge Boccanera por Juan Suárez

Sobre mi mesa, el libro abierto. Releo las palabras de Jorge Boccanera centelleando en un poema semejante a una navaja. El poema habla de una mujer joven atrapada en estrechas paredes. Las fibras de la quietud ceden ante el corte que ejecutan sus versos con la maestría de quien está acostumbrado a defenderse. Por las páginas del libro el ritual se repite: afilado asombro, sacudida, pregunta, y la familiaridad del poema. Conocí a Jorge Boccanera hace dos años, aquí, en Ecuador, en aquellos tiempos que ahora se me antojan más luminosos en las conversaciones y en las largas caminatas. El poeta venía como uno de los homenajeados del festival de poesía Paralelo Cero; cruzamos algunas palabras, un intercambio tímido (por mi parte) de libros; un consejo repartido generosamente por él y acogido silenciosamente por mí. Su poesía es, desde entonces, un lugar de aprendizaje y de asombro.


Con su lírica que está vestida de una necesaria solidaridad y recubierta de un claro compañerismo, con su palabra que conoce el momento preciso para el humor y para la ironía, con sus versos que se exploran a sí mismos y buscan ese material misterioso que hace al poema, con su frescura, añoranza y curiosidad –ecos de una vida originada en puerto–, el nombre de Jorge Boccanera se alza como una de las voces más importantes de Argentina, de América Latina y de nuestro idioma Español.


Aquí una breve entrevista que nos acerca su obra que nos recuerda “una cifra tristísima de gente que no está” y sus palabras que “rayan el muslo del silencio”.

«La luz es lo que se encuentra en el centro del misterio».

Basarab Nicolescu

Cinco poemas de Roy Sigüenza

Roy Sigüenza

Traducido por Kimrey Anna Batts

Bajo tierra la ciudad pierde la cara.

El Homo topus no busca comida ni bebida,
busca el cuerpo,
la llamarada de la noche —el fuego negro—.

The Tradition - La tradición

Jericho Brown

Traducción de Juan Suárez y Edmundo Mantilla

Un hombre cambia a su hijo por caballos.
Esa es la versión que prefiero. Me gusta
la seguridad que hay en ella, nadie es culpable,

Sans / Sin

Samuel Beckett

Traducción de Gabriel Rosero León

Ruinas real refugio en fin hacia el que de tan lejos por tanto falso. Lejanía sin fin tierra cielo confundidos ni un ruido nada mueve. Rostro gris dos azul pálido pequeño cuerpo corazón latiendo solo de pie. Apagado abierto cuatro lados volteado real refugio sin salida.

Erratic Facts - Hechos erráticos

Kay Ryan

Traducción por Juan Suárez y Edmundo Mantilla

Parece
imposible—
no solo un
barco en una
botella, también
viento y mar.

A la que va conmigo...

Enrique González Martínez

Traducción al francés por Lorena Benichou

Iremos por la vida como dos pajarillos
que van en pos de rubias espigas, y hablaremos
de sutiles encantos y de goces supremos
con ingenuas palabras y diálogos sencillos.

El Trono del Tercer Cielo de la Asamblea General de Naciones del Milenio (segunda entrega)

Denis Johnson

Traducción de L.B.C.

la mujer cuyo rostro ha terminado de romperse apenas
con un júbilo tan infinito

y pesado que podría ser que la pena ha ganado
un carro en un show de regalos, para su familia,

The Stone

Wilfrid Wilson Gibson

Traducción de Juan Sebastián Castillo

-¿Y cortarás una piedra para él,
quieta sobre su cabeza? -dijo ella-
¿o tallarás una piedra para él?
Dásela, una piedra inscrita para ella.

Historia de la Leche de Mónica Ojeda

Ana Aulestia

Reseña libro

“Papá, tú querías un hijo y en cambio te nació esta cabeza”— Así comienza ‘Estudio Inicial de la Sangre’, la primera sección del poemario Historia de la Leche de Mónica Ojeda.

Sanguínea de Gabriela Ponce

Karla Proaño

Reseña libro

Palabras provenientes de una voz nunca identificada, un personaje que no conocemos, sin nombre, pero que encierra en sí mismo un concepto tan complejo y lleno de aristas como lo femenino.

Ábrete Sésamo

David Pinto

Reseña música

Ábrete Sésamo de Sr. Maniquí, proyecto de Mariela Espinosa, explora distintos gustos, universos y géneros, en el disco se perciben niveles de sutilezas o trazos, Ábrete Sésamo es un puente entre la poesía y la música, entre lo escrito y el sonido.

El milagro del contacto

Juan José Pozo

Reseña libro

La danza de contacto, también conocida como Contact Improvisation, habla de un eje compartido: si un cuerpo retira su peso, el movimiento pierde fluidez. Esta danza se desarrolla sobre la base de la entrega y la confianza; su movimiento se articula mediante una atenta escucha de los cuerpos involucrados.

Bajo el sol crucé la calle
Reseña de Del cielo y sus maravillas, de la tierra y sus miserias, de Homero Aridjis

Flor Layedra

Reseña Libro

Hubo quienes buscaron las piedras y las telas para ocultarlas, romperlas o quemarlas. Del destino de las palabras que escaparon a otro fuego distinto del que les era propio sabemos que muchas se ocultaron bajo nombres extranjeros, lejanas pero fieles a los forjadores de cantos y a los pintores de códices.

«Nuestros ojos devuelven la luz

Y la luz el silencio

Para nunca reconocerse

Para sobrevivir a la ausencia».

Paul Éluard