Quinto numero portada horizontal.jpg
Encierro

Quinto número

Foto que acompaña quinta portada.jpg

_5_

La posibilidad de un horizonte, de un resquicio de cielo por donde se cuela un rayo de luz se desvanece con el encierro. Dispositivo inmunológico, habitación oscura, sin detalles, sin colores, alrededor el mundo se marchita y pierde su lumbre, la realidad se idealiza en su deriva hacia el adentro invisible. Solo la memoria guarda la sensación del fulgor —ya antiguo— de un mundo antes del encierro.

Cerrar o abrir los párpados deja de tener importancia, el espacio deviene en imagen, cada paso ciego puede convocar un objeto nuevo, perdido con el temor de convertirse en nictálope. El encierro suspende el movimiento en el espacio; pausa que exacerba el pensamiento de la prisión del ensueño, lo inmóvil abre la puerta al espíritu sediento, el vacío interior se devela como un campo por encontrar una y otra vez lo ya hallado. El encierro dura un instante, el instante en el que el paisaje íntimo dibuja la línea de un nuevo horizonte que se abisma con la mirada ensimismada.

El encierro de Borges

Abdón Ubidia

Tema dossier

No se me ocurre una metáfora mayor para mostrar un Encierro existencial, que la vida de un hombre, deliberadamente cercado por los libros, obligado a la sabiduría y a la erudición por razones que me propongo aclarar.

Seis u ocho ojos sobre el campo minado

Juan Sebastián Martínez

Tema libre

Hay bombas bajo las ciudades alemanas —estos artefactos llovieron desde los aviones que peleaban la Segunda Guerra Mundial—. Por alguna falla no detonaron en su época, aunque aún podrían reventar. Nadie sabe bien dónde están tales explosivos…

La vida breve: Brausen en el panóptico de Gertrudis

Aitana Samaniego

Tema dossier

Camuflado entre las gruesas paredes de su departamento —esperando, como todos, la tormenta de Santa Rosa— encontramos a Brausen. Un hombre drenado por la vida y sus vaivenes, intentando salir vivo de entre las cicatrices de su Gertrudis, estancado con un argumento que se muestra irresoluto en la mente e imposible de transmitir al papel.

El miedo como órgano que paraliza: sobre “La madriguera”, de Franz Kafka

Sebastián Armas

Tema libre

En el ensayo «Franz Kafka, en el décimo aniversario de su muerte» (1934), Walter Benjamin resalta el estilo parabólico y el tono insólito de las narraciones del escritor checo, comparándolas con relatos que recupera de las tradiciones rusa, judía y china.

Como un grito bajo el agua

Diego Abreu

Tema libre

Sobre el silencio, decía Bolaño que hay tres variantes. Una obedece al designio natural, «todo tiene fecha de caducidad»: Juan Rulfo lo ha escrito todo y sin forma alguna de superar su propia huella decide aceptarla.

Virginia Woolf: «Alabado sea el cielo de la soledad»

Fernando Albán

Tema libre

Epifanía visual. El gesto escritural inaugurado por Virginia Woolf confina, retiene, enmarca definitivamente el acontecimiento sensorial, las olas de la vida impersonal, la lluvia o la dispersión de átomos en el espaciamiento de su archivo.

Mil y un encierros: 'Sala de psicopatología' de Alejandra Pizarnik

Anita Palán

Tema dossier

En estos días donde el encierro es parte de la rutina, las caras que, al igual que los ánimos y la ansiedad, que son las mismas, nos llevan en un bucle constante de desesperación.

Celdas

Edmundo Mantilla

Tema dossier

Una mosca frota sus patas con expectación de placer antes de su audaz inmersión en un vaso de whisky. Toca fondo. No puede ir más allá y se detiene.

La casa como nación y el encierro como convivencia en El Prisionero de las Lomas

Andrés Ruíz

Tema dossier

El prisionero de Las Lomas es una de las cinco novelas cortas que conforman Constancia y otras novelas para vírgenes del mexicano Carlos Fuentes. Escrita a finales de los ’80 por un Fuentes maduro, la obra sigue un argumento bastante simple: el joven abogado Nicolás Sarmiento hereda con chantajes una mansión churrigueresca en la que se recluye primero voluntariamente para levantar un emporio comercial y luego obligado por su servidumbre, que lo mantiene preso como acto de justicia.

El original de: Hudinilson Jr.

Manuela Irarrázabal

Tema libre

La dicotomía entre ‘original’ y ‘copia’ como forma de establecer jerarquías de valor está profundamente enraizada en las culturas occidentales. La Teoría de las ideas de Platón es un viejo ejemplo: lo que consideramos como realidad es simplemente una réplica de las Formas Puras a las que no tenemos acceso con nuestros sentidos.

¿Quién por fuego, quién por agua, quién por Gregorio Samsa?

Luis Borja

Tema libre

Como buen kafkiano (de igual manera se podría decir como buen faulkneriano o como buen shakesperiano), Vásconez comprende que en la relación padre-hijo, en lo que resulte de ella, se juega, de algún modo, también, el destino de la humanidad: acuerdo o discordia entre pasado, presente y futuro.

Javier Vásconez: algunos recursos literarios y la contradicción en ciudades latinoamericanas

Juan Fernando Bermeo Palacios

Ensayo libre

Si hay algo que se agradece como lector habitual de ficción, es el hecho de disfrutar personajes creíbles dentro de una ambientación coherente (aún dentro de sus propias reglas, dentro de la ficción en sí).

La pervivencia del ser: una lectura a Carta larga sin final, de Lupe Rumazo

Israel Muñoz

Tema libre

Leer es un acto intenso y misterioso; una acción que no inicia ni se reduce a la decodificación de signos lingüísticos yacentes sobre una superficie, el trayecto de una lectura empieza mucho antes de abierto el libro y, a veces, no tiene fin.

La pasión de escribir (o reflexionando sobre La enfermedad de escribir de Charles Bukowski -Ed. Anagrama)

Julio Barco

Tema dossier

Cuando pienso en Charles Bukowski, pienso simplemente en alguien apasionado con la escritura. Y es que, aunque la imagen que nos venda la sociedad sea la de un viejo procaz y alcohólico, en realidad, el viejo Bukowski fue uno de aquellos escritores adictos a escuchar la música de su máquina.

Borges y el ensayo: la forma de lo perdido

Daniela Alcívar

Tema libre

Hay algunas ideas generalizadas en nuestro medio que podríamos empezar a descomponer: esas ideas, para lo que nos compete aquí, tienen que ver con el ensayo, por un lado, y con Borges, por otro.

Papé Satán, papé Satán, aleppe[1] : Libertad en condena

Alejandra Vela Hidalgo

Tema dossier

El encierro, tan cotidiano en nuestros tiempos, casi siempre ha sido considerado indeseable. En la historia y la literatura (que son casi lo mismo) encontramos varios casos, algunos de pesadilla.

Ba… ba… bla… el balbuceo que da vida. Una lectura de Cuerpo de María Auxiliadora Álvarez

María Auxiliadora Balladares

Tema libre

Ahí, donde las narrativas sobre la maternidad en la modernidad tardía se asumen desde la romantización del acto de dar a luz, la yo poética de Cuerpo vive una experiencia que no solo no romantiza, sino que a partir de ella expone la precarización de un sistema de salud pública que arrastra a millares de cuerpos de mujeres en trance de parir a ser pensadas y tratadas como máquinas de reproducción de vida.

Convivir con el fantasma (fragmento)

Josué Durán Hermida

Tema libre

Un neogótico, un revival del gótico, una recuperación de algunos de sus elementos. No soy ni de lejos el primero a quien esta opción se le ocurre adecuada. Es más, se trata de un fenómeno contemporáneo que tiene en María Negroni a una de sus grandes ensayistas y en Mariana Enríquez y Mónica Ojeda a sus más díscolas fabuladoras.

'Gorjeo primario' y dos microcuentos

Karla Armas

La cuna de roble de mi abuela, ex barril de cerveza, ex árbol de la casa, ha comenzado a moverse. La arrullo, pero tiene pesadillas. Le cuento el cuento del pájaro, le hablo en fotos.

La cara pública de Santiago

Gilda Holst

No sé cómo he venido a parar en este grupo. Esta mañana encontré en mi billetera un papel cuadriculado de color amarillo con una dirección, que es donde ahora me encuentro. Traté de recordar quien me la había dado, pero no he podido.

Capítulo de la novela EN CLINCH, DEMASIADO CERCA

Santiago Páez

Doménico, apoyando el pecho en la balaustrada de seguridad que bordea el despeñadero, mira esa hondonada hasta donde llega la noche antes que al resto de la urbe. Un ventarrón helado, violento y maloliente, subiendo desde el abismo, le golpea en la cara y agita sus cabellos.

Recordando a Kafka

Luis Felipe Sánchez

La cola era interminable. Recordé sin querer aquel San Valentín en Puerto Rico; las parejas hacían cola para entrar a un hotel de mala muerte. ¡Qué gracia!

El seto

Marcela Ribadeneira

¿Te acuerdas cuando el mundo era un océano infinito que rompía contra la ventana de tu cuarto, cargado de promesas y de posibilidades, de una expectativa salina que te erizaba la piel y encendía una llamita en tu estómago? ¿Cuando dejabas las cortinas descorridas para que la luna se decantara sobre tu cara?

El coleccionista de sombras

Javier Vásconez

Había algo invariable en su vida y consistía en dormir mal. Cada noche era lo mismo. Una profunda ansiedad ante la perspectiva del insomnio. Mientras escuchaba los gemidos del viento, pasaban ante él párrafos dispersos e inconexos de algunos libros dispuestos en su biblioteca.

Purgatorio Country Club

John Rodríguez Saavedra

“Listo, ya lo perdonó, Gloria, ahora aguante”. Eso le dijo, y colgó. Estaba sentada en un banquito de plástico en la calle once entre las carreras cuarta y quinta atendiendo un puesto de venta de dulces y cigarros.

Equis
De El ángel de la peste (libro inédito)

Santiago Vizcaíno

Para Javier Coral, de profesión herpetólogo, lo difícil no era realmente matarse. Matarse sería fácil como cualquier verbo reflexivo, o sea como bañarse, cambiarse o lavarse. No, lo difícil para él era explicarlo.

Qué se necesita para morir en el mar

Paulina Simon

¿Qué se necesita para morir en el mar?
¿Cuántas olas? ¿En qué dirección? ¿En qué sentido?
Si entro al mar con mis hijos, ¿qué necesito para morir?

Post_semana 3_3.jpg

«Es de enorme importancia que se escriba gran poesía, pero no importa en absoluto quién la escriba».

Ezra Pound

Selección de poemas de ‘Eslabones’

Teresa Calderón

El cuerpo prepara su viaje
antes de entrar en la tierra final
cubierto con una vela encendida en la tierra áspera.

Un siglo en el vientre de las vasijas
(Fragmento)

Freddy Ayala Plazarte

Un día Dios contagió la epidemia de un punto suspensivo y cinceló las historias que un fabricante de lápices espoleaba en un paisaje; no tenía madera para predecir el aroma del agua, ni el infinito en su reflejo.

Lugares que no existen en las guías turísticas
(Fragmento)

Gabriela Vargas Aguirre

Una cama es también una prisión
o una caja de cartón que se lleva a cuestas.
Mi carnet de identidad dice que yo existo,
que soy un número comparable
con la cantidad de moscas que visten la naranja de mi plato.

Cuatro poemas

Lucas Andino

traduces una mezcla hasta que sepa amarga
la obligas a que desnuda se presente
sabe mal por temporadas pero con frecuencia significa
algo eso es lo importante

Jardín transparente, selección de poemas

Camila Peña

Un hueco en el talón derecho de donde se escapa la sangre. En la hierba un camino rojo que conduce al jardinero a cada herida. Encuentra a los seres con su piel transparente. Con sus venas que se asoman como relámpagos azules que declaran en silencio estoy vivo, esto que ve usted es mi piel.

Muestra de poemas

Juan Suárez

Solo pueden serte gratos, señor,
los que poco recuerdan,
los que no han sentido la memoria entrando en ellos
como un toro bramando,

Cuatro poemas de El país de Amanda

Carmen Rosa Orozco

Es de madrugada,
mis dos manos hablan en las sombras
temen a los ruidos en la noche,
solo se oyen los perros,

EL TIEMPO Y EL RÍO, selección de poemas

Adolfo Macías

Pierdo mi tiempo
Como se pierde una peinilla en el asiento de un taxi,
Como se pierde
Una media suelta o un tabaco.
Es demasiada cosa la vida,
Un regalo comprometedor

Pájaro de sed, selección de poemas

María Auxiliadora Álvarez

No de toda lágrima desciende un cuerpo de agua cristalina
no toda lágrima es un pájaro de sed No toda lágrima es lluvia de reverdecer:
algunas flores poseen un aroma de náuseas.

La novela: un mundo hecho de palabras

Entrevista a Javier Vásconez por Yanko Molina

Luego de una serie de dubitaciones y equívocos, después de haber recurrido y fallado en distintas plataformas, por fin puedo ver el rostro de Javier Vásconez al otro lado de la pantalla. Hubiera preferido hacer el mismo camino que he realizado durante los últimos años: atravesar el parque de Santa Clara, abordar el antiguo ascensor de puerta batiente y encontrar su cara mientras me abre la puerta de su estudio. Dentro, rodeados de libros, tomar un café —preparado ese mismo momento por el escritor— mientras conversamos.


Ahora, la pandemia me ha alejado de mis amigos y apenas salgo de casa. La virtualidad es apenas un esbozo terriblemente torpe de la vida afuera. La cara que veo me sorprende con los lentes que usa frente a la computadora. Veo a un anciano que sonríe, él también algo desconcertado. Pronto, esa impresión se disolverá con la vitalidad del diálogo, con la calidez que vence incluso la distancia. Javier es una persona apasionada, visceral, que puede parecer áspera al principio, pero que pronto se manifiesta hospitalaria y con quien la amistad florece fácilmente, siempre salpicada de polémicas, de discusiones interminables sobre literatura, incluso de desconcertantes exabruptos guiados por una incontenible pasión por las letras.


A sus espaldas, hay libros, retratos de escritores. No tardamos mucho en ponernos al día. Enseguida, empiezo a preguntar.

El poema, un artilugio de la esperanza

Entrevista a María Auxiliadora Álvarez por César Eduardo Carrión

Son pocas las ocasiones en que los lectores de poesía tenemos la suerte de conocer personalmente a quienes están detrás de aquellas grandes firmas y libros que nos atrapan y cambian la vida para siempre. Son más escasas aún las oportunidades que tenemos de encontrar en esas figuras a grandes personas: hospitalarias, generosas, solidarias. Son muchas menos las veces en que de esos encuentros se derivan coincidencias vitales, que van más allá del contacto que tenemos a través de los textos, de las palabras que nos unen en comunidades impensadas, en colectivos espontáneos, sin banderas, sin territorios. He tenido la suerte de conocer personalmente a una de mis poetas predilectas, cuya obra conocí hace muchos años, y cuyos versos han constituido para mí una valiosa compañía en tiempos de incertidumbre y pesimismo. De ella aprendí que el poema puede ser un cuerpo doliente, pero también un mecanismo de sanación, un procedimiento, un artilugio de la esperanza. Se trata de María Auxiliadora Álvarez, a quien vi por primera vez en Cuenca, cuando ambos fuimos parte del jurado del Festival de la Lira, uno de los certámenes literarios más relevantes del Ecuador. Conocedora de esta amistad y mi admiración por su obra, la revista Elipsis nos ha invitado a dialogar, a la distancia y de forma telemática, para intercambiar opiniones sobre su obra literaria, y sobre el sentido y lugar de la escritura poética, al cabo del primer año de la crisis pandémica, que inaugura la segunda década del siglo XXI. Este es el resultado de aquella conversación, con una de las poetas latinoamericanas más importantes del cambio de siglo.

«La luz es lo que se encuentra en el centro del misterio».

Basarab Nicolescu

Diario de una deportación (primera entrega)

Yannis Ritsos

Traducción de Schubert Silveira

Aquí las espinas son numerosas
espinas marrones, amarillas espinas
a lo largo del día, como dentro de un sueño.

Selección de poemas

Jane Hirshfield

Traducción de Safet Bektesevic

Hoy, cuando no podía hacer nada,
salvé a una hormiga.

Selección de poemas

Roy Sigüenza

Traducción al francés de Lorena Benichou

Abalorios que jugaban con nuestra suerte eran
nuestros dioses
(lo dedujimos antes de abandonarlos)

Pudrían nuestra comida

Dos poemas

Mary O’Malley

Traducción de Paula C. Riofrío

Por la noche en Slyne Head
en un arrastrero de cincuenta pies
es frío y oscuro
incluso en mitad del verano.

Entre la marea y el viento (segunda entrega)

Yorgos Seferis

Traducción de Shubert Silveira

Las brasas en la niebla
eran rosas arraigadas en tu corazón y la ceniza recubría tu rostro
cada mañana.

Recogiendo sombras de cipreses te fuiste el otro verano.

Cuatro Poemas

Yvor Winters

Traducción por Juan Sebastián Castillo

Olas azules dentro de la piedra
se arremolinan como ágiles muñecas.

Selección de poemas de Cuaderno de Yorkshire

Juan José Rodinás

Traducción al francés de Lorena Benichou

Mi casa no tiene palabras. ¿Las casas tienen palabras?
Hay una grabadora (con casete incluido)
bajo el parqué y la losa. Ésta graba los pasos de la gente.

Entre la marea y el viento (primera entrega)

Yorgos Seferis

Traducción de Shubert Silveira

Escribes;
la tinta se acaba
el mar se multiplica.

Selección de poemas

Robert Frost

Traducción por Juan Suárez y Edmundo Mantilla

Ahora cierren las ventanas y silencien todos los campos;
si es deber de los árboles, déjalos mecerse en silencio;
ningún pájaro canta ahora, y si los hay
que sea mi pérdida.

'Más allá’: la sala de espera como un nodo
Reseña del libro de Anna Borisova (Boris Akunin)

Andrea Torres Armas

Reseña libro

Desde que Marc Augé publicara en 1992 su obra Los no lugares, nuestra forma de entender ciertos espacios y su relación con el tiempo y el tránsito ha variado. Los no-lugares son esencialmente contemporáneos; son espacios de tránsito, de confluencia momentánea, anónimos y despersonalizados.

'Equilibrium' de Nelly Marriot

Danny Torres Estrella

Reseña libro

La búsqueda de un lugar para mencionar las cosas que le interesan a un autor suele estar lleno de dificultades. La autora de estos textos nos sumerge en su espacio personal, lleno de sombras y dudas.

Habitando el espacio de un libro

Andrés Ruíz

Reseña libro

Cuando me ofrecí para realizar una reseña de Vivir con libros lo primero que pensé fue: “diantres, Andrés, ¿qué haces?, tú eres pésimo para la literatura nacional”, defecto por el que me disculpo.

Cazadoras de la noche de Luz Abreu

Diana Torres

Reseña libro

Cazadoras de la noche es un (paréntesis) al estupor que escruta a sus lectores y los invita a conversar en el vacío existente entre confesión y confesión. Entre el lenguaje de Luz Abreu y el idioma de Pamela Suasti. Significante y significado amalgamados en un todo.

Casi de noche en la ciudad de Javier Vásconez

Sylvia Miranda

Reseña libro

Casi de noche, sugestivo título que genera en el lector una expectativa, un misterio, como de caballos salvajes, como de noches de lluvia, como de pasos vacíos en ciudades transfiguradas por la nieve, que parece invitarnos a ir allí, lejos, donde algo todavía nos espera un mundo totalmente otro y tan íntimamente nuestro.

El corazón de un canalla
Doble Rostro (2018)

Darío Granja

Reseña libro

‘El corazón de un canalla’ del escritor quiteño Francisco X. Estrella es una historia mínima compuesta por fragmentos, recuerdos y reflexiones de un hombre agotado que apunta su escritura hacia las mujeres. El género sexual importa en esta obra. Define los límites del comportamiento, los deseos y miedos inconclusos.

La Loba, La Chica

David Pinto

Reseña música

El disco La Loba de La Chica explora el misterio del tiempo, de la muerte, de lo sagrado, del silencio. Las voces susurran en el oído, “cuéntanos cuál es el secreto”, aúnan los ruidos del piano, la respiración.

«Nuestros ojos devuelven la luz

Y la luz el silencio

Para nunca reconocerse

Para sobrevivir a la ausencia».

Paul Éluard